Curiosity encuentra antiguo cauce en la superficie marciana

2 de octubre de 2012

2 de octubre de 2012 — El vehículo explorador de Marte, Curiosity, ha encontrado pruebas de una corriente que alguna vez corrió con fuerza en la zona del cráter "Gale" hacia donde se dirige el vehículo robot.

A diferencia de anteriores pruebas de la presencia de agua en Marte, esta evidencia —imágenes de antiguas rocas que contienen grava de arroyos— es la primera de su tipo. Las imágenes de piedras cimentadas en una capa de roca en conglomerado permitirá a los científicos estudiar los tamaños y formas de las piedras, que ofrecen pistas sobre la velocidad y la distancia del flujo de una corriente de hace mucho tiempo.

"Por el tamaño de la grava que llevaba, podemos interpretar que el agua se movía alrededor de 3 pies por segundo, con una profundidad en algún lugar entre el tobillo y la cadera", dijo William Dietrich, investigador de la Universidad, Berkeley de California, codirector del proyecto científico del Curiosity. "Se han escrito un cúmulo de papeles sobre los canales de Marte con muchas hipótesis diferentes sobre los flujos en ellos. Ésta es la primera vez que vemos en realidad grava transportada por agua en Marte. Este es un paso de las especulaciones sobre el tamaño del material del lecho a la observación directa del mismo".

La forma redondeada de algunas piedras en el conglomerado indica un transporte de larga distancia desde arriba del borde del cráter, donde un canal llamado Vallis Peace alimenta el abanico aluvial. La abundancia de los canales en el ventilador entre la orilla y el conglomerado sugiere que los flujos continuaron o repitieron durante un largo tiempo, no sólo una vez o durante unos pocos años, informó la NASA. El descubrimiento viene de examinar dos afloramientos, denominados "Hottah" y "Link", con la capacidad de teleobjetivo de la cámara del mástil de Curiosity durante los primeros 40 días después del aterrizaje. Las observaciones se hicieron después a raíz de indicios anteriores de otro afloramiento, que quedó expuesto por las emisiones del escape cuando aterrizaba el Curiosity, el vehículo del Proyecto del Laboratorio Científico de Marte, según el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés).

"Hottah parece como que alguien hizo a martillazos un trozo de acera de la ciudad, pero en realidad es un bloque inclinado de un cauce antiguo", dijo el científico del Proyecto del Laboratorio Científico de Marte, John Grotzinger, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena. Las gravas en los conglomerados de ambos afloramientos tienen un rango de tamaño desde un grano de arena a una pelota de golf. Algunas son angulares, pero muchas son redondeadas.

"Las formas te dicen que fueron transportados y los tamaños te dicen que no pudieron ser transportados por el viento. Fueron transportados por un flujo de agua", dijo la investigadora científica Rebecca Williams, del Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson, Arizona. El equipo científico puede utilizar Curiosity para conocer la composición elemental del material que mantiene unido el conglomerado, revelando más características del medio ambiente húmedo que formaron estos depósitos. Las piedras en el conglomerado proporcionan una muestra de lo alto del borde del cráter, así que el equipo también puede examinar varios de ellos para aprender sobre geología regional de modo más amplio.