Washington Times: Obama ha cometido delitos graves y faltas

2 de octubre de 2012

3 de octubre de 2012 – A continuación se reproduce textualmente el artículo firmado [1] que apareció en el Washington Times del 27 de septiembre:

Kuhner: Obama volvio a Libia un sitio seguro para el terrorismo

El presidente imperialista merece ser sacado del cargo

El presidente Obama ha traicionado al pueblo estadounidense. Su gobierno ha tratado de disimular y está empeñado en un encubrimiento sistemático. La razón: el señor Obama no quiere que el público sepa que él carga con gran parte de la responsabilidad por el reciente ataque terrorista en contra del consulado estadounidense en Libia. Sus manos están teñidas con sangre estadounidense, sangre que no se puede lavar.

Los radicales islámicos sitiaron recientemente nuestra misión diplomática en Benghazi. El embajador estadounidense fue asesinado, junto con otros tres estadounidenses. El recinto fue destruido completamente. Nuestra bandera derribada y profanada. Los yihadistas izaron la bandera negra de al Qaeda. El asalto ocurrió en el aniversario de los ataques del 11 de septiembre. Al Qaeda en el Norte de África anunció inmediatamente su responsabilidad en la carnicería. El gobierno de Libia dijo que el asalto se había venido planeado y coordinando durante meses. Hasta un niño de nueve años podía haber comprendido que ésta era una atrocidad terrorista premeditada.

No así el gobierno de Obama. La Casa Blanca inmediatamente insistió en que el ataque era una respuesta a un video antimusulmán producido en Estados Unidos que supuestamente incitaba pasiones religiosas. Sin embargo, el video había venido circulando en YouTube desde principios de julio. El doblaje es muy malo y obviamente es trabajo de novatos. Si era tan incendiario, ¿por qué no estallaron disturbios en el verano? La razón es que no tuvo nada que ver con el asalto. Fue un pretexto barato, y cínico, para cometer asesinatos y crear caos. Hasta dirigentes de Libia han dicho públicamente que el video no inspiro los ataques; el odio islámico sí.

Esto no ha evitado que el gobierno trate de engañar a la población estadounidense. El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney dijo que el video era el causante. La embajadora ante la ONU, Susan Rice ha alegado que el ataque fue producto de una revuelta "espontánea". Durante semanas, el señor Obama se ha negado a calificar el asalto como acto de terrorismo, prefiriendo denunciar repetidamente el video. La razón es simple: el enfocarse en el video es un crudo intento por distraer la atención del verdadero escándalo: las políticas temerarias, casi criminales, del señor Obama.

El gobierno ignoró las señales de advertencia de que la misión diplomática en Benghazi era objeto de amenazas islamistas. Debió haberse reforzado la seguridad, en especial en el aniversario del 11 de septiembre. No lo fue. El diario recuperado del embajador estadounidense asesinado J. Christopher Stevens muestra que él y su equipo temían por sus vidas. El Departamento de Estado se negó a dar a conocer los cables diplomáticos que envió Stevens los días previos a ser masacrado. Temen que estos van a revelar la verdad: que se dejó al embajador y sus colegas colgados de la brocha, peligrosamente vulnerables al arrasamiento yihadista que azotaba a Libia. La Casa Blanca se hizo la disimulada ante sus ruegos.

En vez de enfrentar esto, la Casa Blanca está tratando desesperadamente de desviar la culpa. No solo el señor Obama ha estado comprometido con una conducta irresponsable. La relajada seguridad, los estadounidenses muertes, las mentiras y el encubrimiento, revelan a una celebridad en jefe, inmoral y egocentrista que pone el poder y su crasa reelección por encima de la decencia humana. Y sin embargo es todavía más ominoso: el señor Obama le ha dado poder a los mismos islamistas responsables por el asalto terrorista.

El pequeño secreto sucio es que el presidente libró una guerra ilegal y anticonstitucional en Libia. Ordenó ataques de las fuerzas armadas de EU que derrocaron al dictador Mohammad Gadafi sin la autorización del Congreso. El señor Obama se comporta como un presidente imperial, ignorando al pueblo estadounidense y sacándole la vuelta deliberadamente al Congreso. Sus acciones simplemente son ilegales.

Es más, la intervención transformó a Libia en un refugio yihadista. El gobierno, con ayuda de la OTAN, ayudó a armar, entrenar y equipar a los rebeldes contra Gadafi. Muchos de ellos eran combatientes de hueso colorado de al Qaeda o del Talibán que se habían pasado años emboscando y matando estadounidenses en Irak. Ellos querían no una democracia liberal sino una teocracia islámica. Los resultados han sido desastrosos. Las milicias musulmanas arrasan en el campo. Se está extendiendo la ley sharía. Más de 20,000 armas almacenadas por Gadafi fueron saqueadas por los insurgentes de al Qaeda. Los yihadistas ocupan ahora grandes porciones del país. La guerra del señor Obama ha convertido a Libia en un sitio seguro para los terroristas islámicos, los mismos que saquearon nuestro consulado y masacraron a nuestros diplomáticos. La muerte de Stevens es resultado directo de las políticas ineptas del señor Obama. Es parcialmente responsable.

Es por eso que los medios reconocidos se niegan a cubrir la historia con algún grado de profundidad. Pondría al descubierto al Presidente por lo que verdaderamente es: un izquierdista anticolonialista radical cuyas simpatías musulmanas han dañado severamente los intereses estadounidenses y han costado vidas estadounidenses.

El tema de Libia va a entrar en la historia como uno de los mayores abusos del poder presidencial y la abolición de la autoridad constituida. Bajo el señor Obama, cuatro estadounidenses fueron asesinados. Esta es la razón de porque necesitamos derrotarlo este noviembre. Ha cometido delitos graves y faltas. Entre más rápido deje su cargo, mejor.

Jeffrey T. Kuhner es columnista del The Washington Times y anfitrión del programa radial "The Kuhner Report" en WRKO 680-AM (wrko.com) de 11 a.m.-medio dia en Boston.

Vínculos:

[1] http://www.washingtontimes.com/news/2012/sep/27/obama-made -libya-safe-for-terrorists-imperial-pres/