Un otoño caliente en la península ibérica

5 de octubre de 2012

5 de octubre de 2012 — Cumbre Social de España, una coalición amplia creada este verano por más de 150 sindicatos y movimientos de la sociedad civil, anunció el 1 de octubre que convocarán a manifestaciones en la capital de cada una de las regiones de España el domingo 7 de octubre, en donde las protestas de los contingentes de jóvenes del movimiento sindical iban a manifestarse ese día con la consigna "Jóvenes sin empleo, Sociedad sin futuro". La Cumbre también anunció que tomaron la decisión de hacer un llamado a una huelga general para noviembre, pero que no van a fijar la fecha sino hasta que se coordinen con la mayor federación sindical de Portugal, la CGTP, que se espera que también convoque a una huelga general para noviembre.

La Cumbre es algo distinto del comité coordinador del movimiento "Rodeemos al Congreso" que está organizando otras protestas en días diferentes. Sin embargo, los organizadores en algunos casos están en ambas y la Cumbre dio a conocer una declaración de apoyo ante las detenciones de la semana pasada en las manifestaciones de "Rodeemos".

Por su parte la CGTP de Portugal anunció una serie de marchas en contra del desempleo por todo el país del 5 al 13 de octubre que van a culminar el último día en Lisboa. En su discurso ante la enorme concentración del 29 de septiembre, el secretario general de la CGTP, Armenio Carlos, prometió que la CGTP va a hacer "¡lo que sea necesario por liberar a nuestro país y a nuestra gente del memorando de la Troika al que nos tienen sometidos!". La "reducción brutal del ingreso familiar, el consumo y un empobrecimiento sin precedentes en la historia reciente de Portugal" no se produjo debido a que la Troika es incompetente; ellos saben lo que están haciendo! Lo que pasa es que "existe un plan para colonizar nuestro país... Ellos quieren menos Estado para la población. Ellos quieren que el Estado esté al servicio del capital". Carlos identificó la reciente "opinión" que justifica el racionamiento en las medicinas, por ser "un ataque auténtico en contra del derecho a la vida, en una situación en la que muchos ciudadanos ya no tienen dinero para comprar las medicinas que se requiere para su sobrevivencia".

Mientras tanto, el "rey Canuto" del gobierno de Rajoy está contemplando el "racionamiento" del derecho a manifestarse. Esa idea la planteó primero ayer la delegada de seguridad del gobierno central en Madrid, Cristina Cifuentes, quien juró a diestra y siniestra que nadie estaba siquiera pensando en violar el derecho a manifestarse consagrado en la Constitución, PERO, dijo que la ley es "muy permisiva y amplia" y que este bien pudiera ser el momento de cambiarla. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, inmediatamente la apoyó, alegando que "no podemos tener a la ciudad en un estado permanente de colapso solo porque tenemos que respetar el derecho de manifestarse".