La FAO: las cosechas mundiales se reducen mientras los precios aumentan. Según Obama los "mercados" van a resolver el problema

6 de octubre de 2012

5 de octubre de 2012 — El jueves, la Organización de Agricultura y Alimentación (FAO por siglas en inglés) de las Naciones Unidas (ONU), con sede en Roma, dio a conocer su informe trimestral, en donde reduce su pronóstico sobre las cosechas de granos para el 2012 y da a conocer detalles sobre el Índice FAO de Precios de los Alimentos, que muestra la inflación en los precios de los alimentos. El índice para los productos lácteos, por ejemplo, se elevó un 7% de agosto a septiembre. El índice en los precios del cerdo se elevó en un 6% durante el mismo período.

De inmediato el embajador de Obama ante la FAO y las otras agencias de la ONU en Roma, David J. Jane, dio a conocer una declaración oficial diciendo que no se necesitan medidas de emergencia. Especialmente dice que no hay bases para activar el mecanismo llamado Foro de Respuesta Rápida, establecido el año pasado por el Grupo de los 20, para discutir la situación de los alimentos y sus precios. El G-20 creó el Sistema de Información sobre el Mercado Agrícola (AMIS, por siglas en inglés) para acciones de contingencia ante crisis de alimentos y precios, pero el gobierno de Obama dice: No. No los activen. "Los mercados de mercancías agrícolas están funcionando" afirma la declaración oficial de la misión de EU, según Reuters en Roma.

Este no es más que el último decreto de hambrunas de Obama. En agosto, funcionarios de Obama dijeron lo mismo, cuando rechazaron la respuesta del G20 a la crisis de alimentos, en la conferencia telefónica con funcionarios de México (que preside el G20) y Francia, que preside el AMIS en 2011-2012. La excusa en la conferencia telefónica para no emprender acciones, fue que era necesario esperar el informe mundial sobre cosechas del Departamento de Agricultura de EU, que ya salió. Muestra la caída en las cosechas, pero aún así Obama bloqueó cualquier acción.

No hay ninguna duda que los alimentos son cada vez más escasos, la capacidad de producirlo se ha disminuido y los precios se inflan cada vez más rápidamente. Esto ya se está reportando hasta en los encabezados de los medios de EU.

Ayer la FAO de la ONU, en su informe trimestral Prospectos de Cosechas y Situación en los Alimentos redujo su cálculo sobre la producción mundial de cereales en 0.4% a 2,286 mil millones de ton, de su cálculo anterior de 2,295 mil millones de ton. Esto refleja el impacto de las sequías y otras pérdidas en las cosechas. La FAO también redujo sus proyecciones en las reservas de granos.

Lo que se requiere verdaderamente son cerca de 4 mil millones de ton, el doble que la cosecha mundial actual, y cada año que pasa se necesitan más debido al crecimiento poblacional.

El Índice de Precios en los Alimentos de la FAO se elevó 1.4% de agosto a septiembre, y ya llegó a los niveles de la crisis de alimentos del 2008, sin señales de mejorar si no se cambia el sistema. El informe de la FAO proporciona los precios de la canasta alimenticia (cereales, oleaginosas, productos lácteos, carne y azúcar) de agosto (índice 213) a septiembre (216). El alza en los precios lo encabezan los productos lácteos y la carne. Los precios de los alimentos actualmente son 44% más elevados que hace 10 años, según las estadísticas de la FAO (promedio de 2002 a 2004) y no parecen tener límite.

David Lane, el embajador recientemente designado por Obama ante las agencias de la ONU en Roma (prestó juramento al cargo en julio del 2012), es un buen hombre para el trabajo sucio de aplicar la hambruna. Trabajó para la Fundación Bill & Melinda Gates del 2001 al 2007; en el 2011 Lane estuvo en la Casa Blanca como asistente del Presidente y consejero del jefe del Estado Mayor (William J. Daley) y ha trabajado en las redes londinenses dizque de beneficencia como Bono's ONE, que vigila fiscaliza policialmente que no haya cambios en el sistema a la vez que aúlla sobre el sufrimiento de los pobres.