Obama prepara una sorpresa de octubre

18 de octubre de 2012

18 de octubre de 2012 — Una fuente de inteligencia estadounidense bien colocada informó el martes 16 que, aún y cuando no se puede descartar un ataque israelí contra Irán o el estallido de una guerra fronteriza entre Siria y Turquía antes de las elecciones noviembre en Estados Unidos, lo más probable es que la "sorpresa de octubre" sea un bombardeo de EU o un ataque con fuerzas de asalto sobre algún objetivo presuntamente responsable por el ataque al consulado de Benghazi. La fuente indicó que Estados Unidos está llevando a cabo una intensa cacería para encontrar un blanco creíble, y la acción armada de EU en contra de los autores del ataque en Benghazi —-el grupo Ansar al-Sharia-— es una prioridad máxima para Obama. La fuente considera que hay una "gran probabildad" de que ese ataque ocurra a finales de este mes o a principios de noviembre, antes del día de las elecciones. "Si va a haber un Sorpresa de Octubre, será esta", recalcó la fuente. Señaló que el personal de la Casa Blanca ya está informando en privado a las personas pertinentes, incluso a ciertos medios informativos, para que estén pendientes del ataque pendiente a fin de optimizar las ganancias políticas.

En una nota de la agencia AP publicada en el diario Washington Post el martes16, se refiere a eso precisamente. De acuerdo a las filtraciones de ex funcionarios de la Casa Blanca así como de funcionarios actuales, y según los expertos consultados por la Casa Blanca, el gobierno de Obama, efectivamente anda buscando blancos para un ataque. Aunque AP no dice explícitamente que Obama quiere sacar ventajas políticas previo a las elecciones, la nota cita a un militar retirado de la Fuerza Aérea, coronel Rudy Attalah, quien fuera director de contraterrorismo para África del Departamento de Defensa del Presidente George W. Bush, quien dice que la Casa Blanca, en vez de procurar darle un golpe decisivo a los perpetradores, "apunta a un pequeño golpe, unos fuegos artificiales, nomás para poder decir, 'vean, estamos haciendo algo al respecto' ".

Mientras tanto, el Pentágono y el Departamento de Estado han lanzado un programa de urgencia para auxiliar al gobierno libio a crear una fuerza de élite para combatir a las milicias como la que atacó al consulado de EU en Benghazi el mes pasado. Se han dedicado a este esfuerzo $8 millones de dólares de lo presupuestado para la ayuda a Pakistán, y probablemente el entrenamiento estará a cargo de personal de las fuerzas especiales de EU. El esfuerzo empezó antes de que ocurriera el ataque al consulado de Benghazi, pero podría funcionar a fines de ponerle un rostro libio a cualquier acción que el gobierno decida hacer en Libia, si acaso hace algo.