Patriotas estadounidenses culpan a la estructura de partidos por el desastre inminente

1 de noviembre de 2012

1 de noviembre de 2012 — El ex alto funcionario de inteligencia Paul Pillar y el ex secretario de la Defensa Robert Gates atacaron ambos el sistema de partidos en EU por ser la causa primordial del gran peligro estratégico y económico que enfrenta hoy el mundo. Sobre esta cuestión, Lyndon LaRouche dijo a su organización el martes en la noche: "Creer en el partido, ¡es creer que la opinión popular es la verdad! Mucha gente no tiene ni la más mínima idea de lo que es la verdad, en particular cuando tiene que ver con la verdad histórica y política... Si apoyamos a alguno de los dos partidos ahora, si hacemos esto, eso va a ser suficiente para arruinar las posibilidades de que Estados Unidos sobreviva. ¿Por qué?. Porque... si nos hacen a un lado, o si dejamos de desempeñar nuestro papel, se ocasionaría el desastre".

Pillar escribe en The National Interest que la población estadounidense se ha revertido al "tribalismo", reemplazando el proceso de pensar con un apoyo ciego a sus partidos "tribu". En una reseña de algunos libros que plantean argumentos tontos sobre los factores históricos y filosóficos que determinan el por qué la gente apoya a ciertos partidos políticos, Pillar les rebate: "es esencialmente una forma de tribalismo. La gente se identifica ya sea con la tribu Republicana o con la tribu Demócrata y acomoda su visión sobre los asuntos de política pública de acuerdo a esto". Dice que la razón por la cual la gente "tiende a agruparse en grupos no se debe a que todos vayan pasando por el mismo proceso coherente de pensamiento, o cualquier proceso de pensamiento coherente. Se debe a que toman claves del grupo con el que se identifican... La mayoría de ellas, las claves vienen de los partidos políticos... El mensaje implícito en la mayor parte de la política partidista actual es que todas las respuestas correctas están en un lado de la división y no en el otro. Esto ha vuelto al electorado norteamericano más flojo mentalmente que nunca. Su participación en el juego político es simplemente escoger una tribu y seguir la línea".

Gates no ataca así de fuerte el sistema de partidos per se, sino que lanza una severa advertencia en contra de los desastres derivados del partidismo extremo: "En el momento en que nuestro país enfrenta profundos obstáculos económicos y de otra índole internamente y un mundo que se sigue volviendo cada vez más complejo y más peligroso, la incapacidad de tantos dirigentes políticos de salirse de sus capullos ideológico o de ofender a sus seguidores en el partido se ha convertido en una amenaza real para el futuro de nuestro país" dijo el 24 de octubre en la Universidad de Oklahoma. "Cuando las cosas se ponen feas y lo que está en juego es el futuro de nuestro país, el celo ideológico y los cálculos políticos cortoplacistas tanto de los republicanos como de los demócratas, tiene que darle paso al patriotismo y al interés nacional de largo plazo".