General retirado de EU denuncia la falta de seguridad en Benghazi

5 de noviembre de 2012

5 de noviembre de 2012 — El general retirado Jack Keane, quien fuera subjefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos, denunció en una entrevista que dio el viernes a la radio pública nacional de EU, NPR (National Public Radio), falta de seguridad en el consulado estadounidense en Benghazi, Libia, en el período que culminó con el ataque a estas instalaciones el pasado 11 de septiembre, durante el cual fueron asesinados cuatro estadounidenses, incluyendo el embajador de Estados Unidos en Libia. "En esencia, el consulado estaba indefenso", afirmó. "Y en vista de los seis ataques en Benghazi ocurridos desde abril, hasta este horrendo que el consulado tuvo que enfrentar, y otros dos anteriores contra la embajada, se tenía que haber tomado una decisión, ciertamente, después del segundo ataque al consulado en Benghazi, en el que un hueco en la pared con explosivos. Se tenía que haber tomado la decisión de defender las instalaciones del consulado, del modo en que lo hacemos en las misiones diplomáticas de Kabul, en Afganistán, y Bagdad en Irak, o de cerrarlas".

"Y nunca debimos haberla dejado en el estado de indefensión en el que se encontraba", concluyó. "Eso fue trágico ciertamente, y francamente irresponsable".

Keane estuvo en la NPR para dar más detalles sobre la cronología del ataque en Benghazi que dio a conocer la CIA el 1 de noviembre, y el Pentágono el viernes, y el hizo lo mismo con gran cantidad de detalles. El Secretario de Prensa del Pentágono, George Little, le dijo a los periodistas el viernes, que el Secretario de Defensa, Leon Panetta, había ordenado a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que se movilizaran a Sicilia en respuesta a la situación en Libia, incluyendo a dos equipos de operaciones especiales, uno de Estados Unidos y uno de "Europa Central", pero que a ninguno de los dos les fue posible llegar al sitio sino horas después de que el ataque había terminado. "No había un alerta de este trágico suceso en Benghazi", afirmó. "Todos en el gobierno estadounidense tuvimos un arranque en frío". También dijo que no estaban sobrevolando Benghazi otros aviones sino solo el avión robot de vigilancia desarmado, que llegó 90 minutos luego de que el ataque se iniciara, y "no había un AC-130 cerca de la región continental de Benghazi" esa noche.