Naciones de Asia continuarán con la energía nuclear

14 de noviembre de 2012

14 de noviembre de 2012 — El Instituto de Energía Atómica de China anunció el martes 1 de noviembre que su Reactor Experimental Rápido de China (CEFR), desarrollado en el país, pasó sus pruebas finales y está lista para su operación plena. El pequeño reactor de prueba, que tiene una capacidad de generación de 20 MW, alcanzando el punto crítico de fisión nuclear en julio de 2010, y fue conectado a la red de electricidad un año más tarde. De este modo se sentaron las bases para el diseño de un reactor mayor de 600MW de tamaño comercial, y hay un plan para desarrollar en el país un reactor de 1000MW, para comenzar la construcción en 2017. A largo plazo el plan de China es que para mediados de siglo los reactores rápidos substituyan a los reactores de fisión de agua ligera corriente como tecnología nuclear de fisión.

Una ventaja de los reactores rápidos sobre reactores de fisión convencionales de hoy en día es que pueden utilizar, o reciclar, el combustible gastado, y así reducir los "residuos" que producen las plantas convencionales.

Esto cierra el ciclo de combustible nuclear, lo que hace el proceso más eficiente. Además, el reactor de neutrones rápidos se puede utilizar para ampliar los recursos naturales del combustible fisionable también al aumentar la utilización de uranio al 60%, en comparación con el 1% típico actual. Si los neutrones se utilizan para transmutar los elementos de los "residuos" para crear combustible, se convierten en reactores reproductores. Sólo Francia, Japón y Rusia reciclan combustible nuclear. EU puso fin a su programa de reactor reproductor a mediados de la década de 1980 y no ha habido ningún esfuerzo serio para avanzar desde entonces.

China ha tomado dos caminos paralelos para llegar a estos reactores con tecnología nuclear de cuarta generación. Además de su programa propio de reactor rápido, en 2009 firmó un acuerdo con Rusia para optar por la tecnología rusa BN-800, que se está construyendo actualmente en Beloyarsk en Siberia. China tiene previsto iniciar la construcción de dos reactores BN-800 en 2013, aunque el informativo Nuclear News informa que las negociaciones sobre el precio han retrasado el proyecto.

El Sudeste de Asia también está avanzando hacia la energía nuclear.

El ministro de Energía de Tailandia, Arak Chonlatanon, dijo durante un seminario en Bangkok sobre las necesidades de energía de Tailandia, que Tailandia llevará a cabo un estudio sobre la construcción de una central nuclear. Su ministerio prepara el nuevo plan de desarrollo de ampliación de la capacidad energética (PDP 2012) para garantizar la suficiencia energética. Tailandia ha utilizado aproximadamente el 70 por ciento de su gas natural y el recurso se espera que se agote dentro de los próximos 10 años, explicó. "La energía nuclear conlleva el costo más bajo en la generación de electricidad Pero la resistencia que persiste entre el público, porque la gente no confía en la seguridad nuclear después de la emergencia en la planta nuclear de Fukushima en Japón", explicó Arak.

Por otra parte, en una reunión de ministros de energía asiáticos que se llevó a cabo en Cambodia, el gobierno de este país señaló que van a conducir un estudio sobre la posibilidad de construir una planta de energía nuclear en la Isla Kong, a fin de estimular la economía del país. Vietnam tiene planes en firme para construir seis reactores que utilizan a su vez, la tecnología rusa, japonesa y surcoreana.

Vale la pena contrastar estos acontecimientos con la perspectiva de Obama, quien obviamente no es ningún Prometeo, y no solo no ha defendido nunca la energía nuclear sino que ya es de fama la ocasión en que lo atraparon diciendo que "no necesitaríamos inventar ninguna energía fantasiosa de fusión ni nada por el estilo".