Obama nos acerca a la guerra termonuclear: ¡Dejemos de tolerar a los traidores y construyamos el futuro!

19 de noviembre de 2012

por Nancy Spannaus

19 de noviembre de 2012 — Hoy es potencialmente un día fatal en el camino hacia la Tercera Guerra Mundial. Según informes de prensa en Alemania, reproducidos por los servicios noticiosos relacionados a las fuerzas armadas de EU, el gobierno turco si le va a solicitar a la OTAN el emplazamiento de misiles Patriot en su frontera con Siria. Si se hace la solicitud y se acepta, eso pondría a la OTAN en medio de la escalada del imperio para derrocar a Assad como fuerza militar, y rápidamente escalaría hacia una confrontación con Rusia, lo que podría resultar en una guerra termonuclear.

Combinado esto con las acciones del títere británico Netanyahu y toda el ala derechista lunática de Israel controlada por los británicos, para perpetrar genocidio en Gaza —con la bendición de Obama— la situación se vuelve realmente alarmante.

Diversas fuentes, entre ellas un periódico ruso, también discuten que la operación en Gaza en realidad tiene el propósito de ser el preludio de una guerra agresiva de Israel en contra de Irán.

Al mismo tiempo que se acelera la campaña bélica del imperio, la desesperación y la destrucción masiva que ha ocasionado el dominio del sistema británico sobre el sistema financiero mundial en los últimos 40 años, está provocando un desplome mucho peor que el de la Unión Soviética, en alcance e intensidad. Desde la súpertormenta Sandy hasta la crisis mundial de alimentos, no se puede ignorar esta amenaza para la sobrevivencia humana.

En Estados Unidos, no nos faltan armas para hacerle frente a esta situación. El crimen de Benghazi perpetrado por el eje Británico-Saudita-Obama provee las bases para sacar al presidente Obama por cometer delitos graves y faltas leves, como lo plantearon claramente Lyndon LaRouche [1] y Jeffrey Steinberg [2] en la conferencia de prensa de LaRouche PAC en vísperas de las elecciones en Washington DC. Este tema, dijo ayer LaRouche, está en carne viva, pero lo están bloqueando esos demócratas (entre otros) que insisten en poner las lealtades partidistas por encima de sus deberes para defender a la nación y la humanidad. Ellos son los que tienen que ser llamados a cuentas por amparar la traición, que está llevando a cabo la política de Obama, y que Susan Rice ha defendido.

Por otro lado, tenemos a nuestro alcance las soluciones programáticas inspiradoras que nuestro movimiento ha producido en el mismo período de 40 años, soluciones que han demostrado sin duda, como lo recalcó ayer Helga Zepp-LaRouche, que "el desarrollo es el nuevo nombre de la paz" y que se pueden lograr ahora. Ideas como las que proponemos, no la decadencia de la percepción sensible que nos rodea, representan la salida de la crisis.

La otra forma de sintetizar esto, como lo presentó Helga Zepp-LaRouche ayer, de una manera bella aunque tajante es: el núcleo de toda la cuestión es qué papel va a tener Estados Unidos. Hay dos EU, los Estados Unidos de la declaración de Independencia, y héroes republicanos desde Franklin hasta Kennedy, o los Estados Unidos de los lacayos del imperio británico como Andrew Jackson y Barack Obama. Porque debido al dominio de éste último hoy, el mundo está gobernado de hecho por el imperio británico, en las finanzas, las guerras, la cultura. En último análisis, la batalla sigue siendo hoy entre el Sistemas Americano y el Sistema Británico.

Pero la ventana de oportunidad para ganar esta guerra se está cerrando. En los próximos días y meses, necesitamos usar ideas para darle al mundo un vuelco total. Claramente, lo que está en juego es la civilización misma.

Vínculos:

[1] http://larouchepac.com/node/24365

[2] http://larouchepac.com/node/24366