Turquía, misiles Patriot, y la Tercera Guerra Mundial

26 de noviembre de 2012

26 de noviembre de 2012 — Turquía está esperando que la OTAN tome una decisión sobre su solicitud de que se desplieguen baterías de misiles Patriot (y presumiblemente aviones AWACS, aunque esta posibilidad todavía no se ha ventilado en la prensa occidental) a la frontera turco-siria en cualquier momento de la próxima semana. "Nosotros le pedimos Patriots a la OTAN tomando en consideración la crítica situación que ha surgido en nuestra frontera con Siria. El objetivo es proteger la mayor área posible de Turquía", le dijo a los reporteros el ministro de la Defensa de Turquía Ismet Yilmaz el sábado en Ankara. "Esperamos que el consejo de la OTAN tome esta decisión la próxima semana. El secretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen agregó que, si se aprueba, el despliegue "contribuiría a la desaceleración de la crisis a lo largo de la frontera sureste de la OTAN".

Pero en Rusia no se están tragando la idea de Rasmussen de que el despliegue de la OTAN en la frontera de Siria con Turquía tendría un efecto estabilizador en la situación, tampoco se lo están tragando en Irán, y ciertamente no se lo tragan en Siria. "Desplegar estos misiles en Turquía va a ser muy peligroso para los aviones militares sirios, eso es obvio" dijo el analista ruso Konstantin Sivkov en entrevista el sábado con Voice of Russia. "Algo menos obvio es que Turquía se está preparando para la guerra en contra de Siria. Si ocurre un ataque en contra de Siria desde el territorio turco, lo más probable es que sea un ataque no del ejército turco sino de las fuerzas de la OTAN". Y nos arriesgamos a una guerra más extendida. "El Medio Oriente se está preparando para una confrontación de gran escala que muy probablemente afectará la parte rusa del Cáucaso, y esto, a su vez, se verá reflejado en toda Rusia", agregó Sivkov.

Irán dio a conocer una advertencia similar. "La instalación de dichos sistemas en la región tiene efectos negativos y van a intensificar los problemas en la región", dijo el presidente del parlamento Ali Larijani, quien acaba de regresar a Teherán después de un viaje a Siria, Líbano y Turquía. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mehmanparast agregó que el despliegue de los Patriot "no solamente no ayudará a resolver la situación en Siria sino que en realidad la volverán más difícil y complicada".

Siria, por su parte, calificó de "provocación" el despliegue planeado. En una declaración emitida el 23 de noviembre, el Ministerio de Relaciones Exteriores dice: "No existen razones para entrar en pánico porque Siria respeta la soberanía y santidad del territorio turco y los intereses del pueblo turco". Un funcionario no identificado dijo en la televisora estatal: "Siria subraya su condena al último paso provocador del gobierno turco. Siria hace responsable al [primer ministro Recep Tayyip] Erdogan por la militarización de la situación en la frontera entre Siria y Turquía, y la intensificación de las tensiones y destrucción en detrimento de los pueblos sirio y turco".

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía Ahmet Davutoglu dijo ayer en CNN en turco que no le debe preocupar a nadie el uso de Patriot. "Estos sistemas son solamente mecanismos de defensa y no se van a activar a menos que haya una amenaza directa en contra de la seguridad de nuestra nación"dijo. "El objetivo de esta acción es proteger las fronteras turcas tanto como sea posible en tiempos de crisis. Los Patriot se van a regresar una vez que hayan desaparecido los riesgos a la seguridad de Turquía".

De hecho, el despliegue esperado es en realidad otro paso más hacia crear las condiciones de una guerra global, que sería una guerra termonuclear. La OTAN también decidió consolidar las dos Fuerzas Terrestres, ahora con base en Alemania y España, en una sola Fuerza de Ataque Terrestre, que va a tener su sede en Turquía.