Presidente de Argentina: Defensa de la soberanía nacional significa acabar con la esclavitud de la deuda

26 de noviembre de 2012

26 de noviembre de 2012 — El 21 de noviembre, la Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, abordó implícitamente los ataques imperiales de la City de Londres y sus aliados los fondos buitres contra su gobierno, en su discurso el Día de la Soberanía Nacional, al conmemorar la batalla de la Vuelta de Obligado que se llevó a cabo el 20 de noviembre de 1845, cuando tropas patriotas desplegadas por el Presidente Juan Manuel de Rosas, detuvieron las naves inglesas y francesas que estaban entrando por el Río Paraná, y buscaban quebrar a la Confederación Argentina e imponer el libre comercio.

Enfáticamente, Fernández se refirió al caso de Luis María Drago, quien siendo Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, en diciembre de 1902 envió a Washington su famosa carta diplomática denunciando a Inglaterra, Alemania e Italia, por mandar sus buques de guerra para hacer un bloqueo a Venezuela a fin de cobrar sus deudas, cosa que como el señalara, era una violación de la Doctrina Monroe de 1823. Entonces el Presidente Teddy Roosevelt, también agente británico, respaldó el modo imperialista de cobrarse la deuda, pero la intervención de Drago, como explicara Fernández, quedó registrada en la historia como la defensa que hiciera Argentina de la Doctrina Monroe.

Fernández señaló que en el siglo 21, "ya las naves no venían como en 1845, o como en 1902 intentando invadir Venezuela para que pague su deuda, vinieron nuevas formas de dominación, formas más sutiles, pero no por eso menos nocivas y terribles para la salud de lo pueblos". Son las "cadenas", la esclavitud, de la deuda extranjera, a la cual Argentina estuvo sometida por décadas, y de la cual el difunto Néstor Kirchner liberó con sus políticas y la reestructuración que hizo de la deuda el 2005. Esa reestructuración del 2005, y la decisión de no pagarle a los fondos especulativos que ahora se han ensañado con el país con el respaldo de Londres, "fue también otra Vuelta de Obligado", dijo Fernández, una batalla en defensa de la soberanía.

"Yo quiero decirles que seguimos dando la lucha —como las Vueltas de Obligado— en esta Argentina que ha reestructurado su deuda y que hoy, que venimos pagando religiosamente" al tiempo que desarrollamos un poderoso mercado interno y creamos millones de puestos de trabajo en un mundo que de lo contrario "se derrumba". Lo que está sucediendo en Europa, donde vemos que hay gente que se suicida porque han perdido su hogar, donde millones de personas han perdido sus empleos, eso, no es el modelo argentino. A nosotros nos atacan de no estar "políticamente correctos", pero al final hemos probado que estábamos en lo correcto.