Argentina pregunta: ¿Enviará luego el juez Griesa a la 5ta Flota a cobrar la deuda?

27 de noviembre de 2012

27 de noviembre de 2012 — Para poner de relieve la naturaleza imperialista del fallo del juez federal Thomas Griesa, el pasado 21 de noviembre, a favor de los fondos buitres depredadores, el gobierno de Argentina continúa invocando la Doctrina Drago, la intervención que hizo en 1902 el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Luis María Drago, en contra de la invasión militar de potencias europeas respaldadas por Teddy Roosevelt para cobrarse la deuda en América, violando la Doctrina Monroe.

En una conferencia de prensa el 22 de noviembre, en la que comentó el fallo de Griesa —que el Gobierno de Argentina apeló ayer ante la Corte Segunda de Apelaciones en Nueva York— el ministro de Finanzas, Hernan Lorenzino, comentó que "lo único que le falta ahora al juez Griesa es ordenar el despliegue de la 5ta Flota" para que vayan a cobrarle la deuda a Argentina, y agregó que este fallo lanzó el derecho internacional de regreso a la época anterior a la Doctrina Drago y a los días de la diplomacia de las cañoneras.

Luego, el economista Alfredo Zaiat tiene un análisis en el periódico argentino Página 12 del 25 de noviembre, donde señala que si cualquier juez en las naciones en desarrollo hubiese emitido un fallo similar al de Griesa, esa nación hubiera sido tildada de inmediato de "república bananera" por violar la tan pregonada "seguridad jurídica" que exigen los inversionistas extranjeros.

Ahora, con el fallo que Griesa hizo el 21 de noviembre, echó por una ventana la seguridad jurídica de Estados Unidos, lo que plantea a las otras naciones deudoras y a los acreedores de Estados Unidos, la duda de si se puede confiar en las leyes de Nueva York o de Estados Unidos, para proteger sus inversiones, si un juez federal puede desechar los intereses de inversionistas institucionales y tenedores de bonos que participaron en la reestructuración de la deuda soberana, solo para enterarse que especuladores rapaces serán premiados por "no ceder".

¿Y que va a pasar cuando naciones como Grecia o cualquier otra nación europea, en crisis y arruinada, trate de reestructurar su deuda? ¿Qué va a significar el fallo de Griesa para el mercado internacional de bonos de deuda soberana, bajo condiciones de desintegración financiera global? En su editorial del 26 de noviembre, el diario londinense Financial Times considera el fallo de Griesa lo suficientemente "problemático" como para hacer un llamado por "un mecanismo ordenado de reestructuración soberana". Si el fallo del señor Griesa "establece un precedente, un acreedor individual que no acepte negociar podrá excluir a un deudor soberano del mercado internacional de modo indefinido". Es "difícil llorar por Argentina", agrega el diario. Sus ataques a Griesa son "tontos". Más sin embargo, "entrampar países en las obligaciones de deuda impagables es peligroso".