La OTAN y los terroristas trabajan por separado para desmantelar el régimen sirio

30 de noviembre de 2012

30 de noviembre de 2012 — El 28 de noviembre explotaron en Damasco dos carros bomba, matando a por lo menos 34 personas. La colocación de los carros bomba tuvo rasgos característicos a los que se han visto en muchas ocasiones en Irak, Pakistán y Afganistán, adoptados por los yihadistas terroristas financiados por los sauditas y entrenados por los británicos. En Damasco, estalló uno de los carros bomba y 10 minutos después, cuando los rescatistas estaban tratando de ayudar a las víctimas, estalló el segundo carro bomba ocasionando muchas más víctimas. Sigue también el mismo patrón de los planes de asesinato con aviones robot de Obama que se llevan a cabo rutinariamente a lo largo de la frontera afgano- paquistaní.

Mientras los terroristas matan a víctimas inocentes en Damasco, el equipo de la OTAN que está evaluando posibles sitios para la instalación de misiles Patriot, supuestamente para "proteger la frontera de Turquía" con Siria, inspeccionó las instalaciones militares el 28 de noviembre al sureste de Turquía, informó la agencia de noticias del Estado. El equipo de la OTAN visitó las instalaciones militares en la provincia de Malatya, a unos 200 kilómetros (124 millas) de la frontera siria, informó la agencia Anadolu. Turquía, como miembro de la OTAN, le pidió a sus aliados que desplegaran misiles, supuestamente como medida de defensa en contra de cualquier ataque aéreo proveniente de Siria después de que rondas de morteros y granadas lanzadas desde Siria alcanzaron territorio turco, matando a cinco personas. En realidad, la OTAN y Turquía están creando una zona de vuelos restringidos a lo largo de la frontera turco-siria para darle una mejor cobertura terrestre a los terroristas que están ingresando a Siria desde Arabia y de algunas de las naciones del Maghreb.

Mientras tanto las llamadas fuerzas democráticas en contra de Bashar al-Assad, creadas por los árabes del Golfo con ayuda de Occidente, se toparon con pared el 28 de noviembre en el Cairo durante su primer reunión plena para discutir la formación de un gobierno de transición. Como era de esperarse, estallaron los desacuerdos desde un principio, mostrando que los enemigos de al-Assad siguen estando profundamente divididos.