1ro de enero de 2013: La Proclama de Emancipación, un aniversario sagrado de la verdadera tradición de Estados Unidos

2 de enero de 2013

1ro de enero de 2013 — Este primer día del año se celebra un aniversario sagrado en la historia de Estados Unidos: hace 150 años el Presidente Abraham Lincoln emitió la Proclama de Emancipación.

Lincoln tomó está decisión como Comandante en Jefe, en base a sus facultades constitucionales de guerra; se aplicaba a los estados esclavistas que se habían rebelado en ese momento. El decreto liberó de inmediato a decenas de miles de esclavos en las zonas que ya estaban tomadas por el ejército de la Unión. Millones de otros esclavos, subsecuentemente, se escaparon de manos de sus amos, en tanto el ejército se extendía por el Sur. Doscientos mil negros, en su mayor parte esclavos a quienes la Proclama liberó, se unieron a ese ejército de liberación y resultó en el margen decisivo de fuerza para ganar la Guerra Civil.

Lincoln desarrolló la estrategia para el momento oportuno y los medios para dar el golpe contra la esclavitud que inclinaría la balanza hacia la victoria, y bajos su liderazgo levantó el ejército más grande del mundo y una enorme capacidad de transporte y agroindustrial para sostenerlo.

Justo antes de redactar la Proclama, envió a Cassius M. Clay, el abolicionista de Kentucky y embajador en Rusia, en una misión de inteligencia para determinar el sentir de los estados esclavistas que se encontraban en la región norteña y el sur. Clay dijo que allí los patriotas estaban listos para la abolición de la esclavitud. De hecho, en ese momento Maryland, Missouri, Tennessee y Virginia Occidental abolieron la esclavitud, antes de que Lincoln presentara la 13ava Enmienda a la Constitución, dejando establecido el tema para siempre.

Además sus embajadores le dijeron a Lincoln que era urgente un decreto de emancipación. Inspiraría a las poblaciones de Europa, y haría que los británicos y otros se mostraran reacios a correr el riesgo de crearse problemas en casa si se involucrasen en la Guerra Civil estadounidense del lado de los despreciables rebeldes esclavistas.

Las acciones de Lincoln habían sido anticipadas una generación antes por John Quincy Adams, quien fue su mentor en muchos aspectos.

Adams, el ex Presidente que para entonces formaba parte del Congreso, habló ante la Cámara de Representantes el 25 de mayo de 1836, advirtiéndole a los dueños de esclavos que no fueran a meter a estados Unidos en interminables aventuras de guerras imperialistas: "¿Están ustedes preparados para estas guerras... y como una consecuencia inevitable de todas ellas, una guerra civil?... ¿Y pueden imaginarse que mientras están armando intencionalmente estas guerras... y ciegamente corriendo hacia ellas... sus estados del sur serán... el campo de batalla en el cual se librará el último gran conflicto entre la esclavitud y la emancipación? ... ¿Se imaginan que su Congreso no tendrá una autoridad constitucional para interferir en la institución de la esclavitud? ... Señores, ellos deben hacerlo y van a interferir en ello... por las disposiciones expresas de la misma Constitución. Desde el instante en que sus estados esclavistas se conviertan en el teatro de guerra, civil, servil, o extranjera, desde ese mismo instante los poderes de guerra del Congreso se extienden para interferir con la institución de la esclavitud en todas las maneras posibles que le sea posible interferir".

La Presidencia de Lincoln rescató a Estados Unidos luego de décadas de gobiernos oligárquicos, devolviendo los golpes dados contra la civilización en 1861, al extender el alcance y el poder de la civilización. El aniversario que celebramos hoy debe movernos a buscar, y a exigir, un liderazgo como ese para la supervivencia de la humanidad.