Obama ordena un estudio al Comando Estratégico sobre como neutralizar las armas nucleares de China

7 de enero de 2013

7 de enero de 2012 — El sitio noticioso especializado Defensenews.com informó ayer que la nueva Ley Nacional de Autorización de Defensa (NDAA por siglas en inglés, de la ley del presupuesto de defensa) firmada el 2 de enero por el Presidente Barack Obama, le ordena al Comandante del Comando Estratégico de EU (STRATCOM) que presente un informe para el 15 de agosto "sobre la red de túneles subterráneos utilizados por la República Popular de China con respecto a la capacidad de Estados Unidos de usar fuerzas convencionales y nucleares para neutralizar dichos túneles y lo que se esté almacenando en dichos túneles".

La directiva se produjo en parte por un estudio controvertido preparado en el 2011 por un equipo de la Universidad de Georgetown encabezado por Phillip Karber, en donde alegan que el extenso sistema de túneles de China, que se cree se extienden por 3,000 millas, contiene hasta 10 veces más armamento nuclear de lo que se pensaba que tenía. Defensenews.com informa que los cálculos de los servicios de inteligencia de EU son que China tiene, cuando más, 300 cabezas nucleares, en tanto que el estudio de Karber dijo que podrían estar escondidas hasta 3,000 cabezas nucleares en el extenso sistema de túneles.

Dejando de lado la veracidad de los números de Karber, que no pudimos corroborar con ninguna otra fuente, su descripción de lo que sería un intercambio nuclear con China, es a la vez escalofriante y consistente con lo que se describe en otros estudios confiables (ver "Imposible sobrevivir" de LPAC-TV http://spanish.larouchepac.com/node/17397).

El documento de Karber argumenta que si China lanza todo su arsenal nuclear en contra de Estados Unidos, infligiría 50 millones de muertes directas. Defensenews.com destaca que un "50% sufriría enfermedades producto de la radiación que iría desde debilitamiento hasta acortamiento de la vida; dos terceras partes de los 7,569 hospitales serían destruidos o se volverían inoperables y la mitad de los doctores mismos estarían entre las bajas. Una tercera parte de la capacidad de generación eléctrica y un 40% de la tierra agrícola nacional para la producción de alimentos se destruiría o estaría expuesta a una radiación residual significativa. 100 millones de estadounidenses enfrentarían hambrunas en los primeros 10 años de un ataque inicial. "El punto fundamental" dice el informe de Karber, es que "200 millones de estadounidenses sobrevivientes perdidos estarían viviendo en la oscuridad, en una dieta de subsistencia, con un estilo de vida y esperanza de vida equivalente a la Edad de las Tinieblas".