Rusia insiste de nuevo: no al cambio de gobierno en Siria; el gobierno recupera el control en los suburbios de Damasco

14 de enero de 2013

14 de enero de 2013 — Funcionarios del gobierno sirio anunciaron el 12 de enero que habían logrado por fin sacar a las fuerzas rebeles encabezadas por el grupo yihadista Jubhat al Nusra del suburbio Daraya al sur de la capital Damasco, después de meses de enfrentamientos, y que la zona, que está adyacente a una base militar y en el camino al aeropuerto está de nuevo bajo control del gobierno de Assad. Según Associated Press, al Nusra, el brazo de Al Qaeda en Siria, se había "atrincherado" en Daraya durante semanas en preparación al asalto contra Damasco, pero ahora huyeron del lugar.

Esto ocurrió el mismo día en que se reveló que los rebeldes que se apoderaron de la base aérea en el norte de Siria, Taftanaz, era el mismo grupo al Nusra (al-Qaeda). El 11 de enero, la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, había elogiado los informes sobre una victoria rebelde en Taftanaz, sin mencionar en ningún momento que el grupo involucrado era uno de la lista de grupos terroristas del propio Departamento de Estado.

Pero aunque se derrota a los rebeles en algunas zonas, el financista de los asesinos en la Hermandad Musulmama y los neosalafistas, Qatar, hizo un llamado para que intervengan fuerzas militares extranjeras para derrocar al presidente Bashar al Assad. La intervención de Qatar es un ataque directo a los Acuerdos de Ginebra discutidos con Rusia, Estados Unidos y el Enviado de la ONU, Lakhar Brahimi en Ginebra el 11 de enero. "Los árabes tienen que pensar seriamente en enviar tropas para garantizar la seguridad en Siria si los esfuerzos diplomáticos no pueden resolver la crisis", le dijo a la cadena noticiosa Al-Jazzera, el Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores, el jeque Hamad bin Jassim al-Thani. "No se trata de intervenir en Siria a favor de un bando en contra del otro, sino de una fuerza que preserve la seguridad" dijo el jeque Hamad, quien también preside el Comité sobre Siria de la Liga Árabe, pero encabeza la facción que está trabajando para derrocar a Assad.

La maniobra de Qatar se produjo después de que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia emitió de nuevo una declaración insistiendo en que la solución política en Siria no incluye sacar a Assad. La declaración puesta en el sitio electrónico del Ministerio de Relaciones Exteriores el 12 de enero establece: "Como lo hemos establecido antes, defendemos firmemente la tesis de que las cuestiones sobre el futuro de Siria tienen que ser decididas por los mismos sirios, sin interferencia extranjera o la imposición de recetas preparadas". Fue la primera declaración oficial rusa desde que el viceministro de Relaciones Exteriores Mikhail Bogdanov partió de Ginebra luego de una reunión de cinco horas con Brahimi y el subsecretario de Estado de EU William Burns el 11 de enero.