Senadores republicanos dan a conocer una lista de preguntas sin respuestas sobre Bengasi

14 de enero de 2013

14 de enero de 2013 — Según el noticiero ABC, los senadores republicanos John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Kelly Ayotte (Nueva Hampshire) dieron a conocer el viernes una lista de preguntas sobre Bengasi que dicen ellos siguen sin respuesta. También indicaron que ahora que el Senado estadounidense está ponderando los nombramientos claves de seguridad nacional del Presidente Obama, entre ellos John Brennan como director de la CIA y el ex senador Chuck Hagel como Secretario de la Defensa, se tienen que abordar las preguntas.

Las preguntas, como las delinearon los senadores, son las siguientes:

1.- ¿Se le hizo saber al Presidente sobre el cable clasificado que, según los informes publicados en los medios, envió el embajador Chris Stevens el 15 de agosto del 2012, afirmando que el consulado de EU en Bengasi no iba a poder resistir un asalto sostenido de parte de uno o más de los grupos milicianos que amenazaban en el este de Libia?

2.- ¿Se le hizo saber a la Secretaria de Estado sobre este cable y su contenido?

3.- ¿El equipo de seguridad nacional le hizo saber al presidente sobre los ataques en contra del consulado de EU en Bengasi que ocurrieron en abril y junio del año pasado y los intentos de asesinato en contra del embajador británico en Bengasi más o menos al mismo tiempo?

4.- Si esto fue así, ¿qué acciones emprendieron el presidente y la secretaria de Estado?

5.- ¿Cuándo fue informado el presidente por primera vez sobre los ataques del 11 de septiembre del 2012, y que acciones tomó?

6.- ¿Cuáles fueron las actividades del presidente en las siete horas en las que se prolongó el ataque?

7.- ¿Cuales fueron las actividades de la secretaria de Estado durante ese tiempo?

8.- En el aniversario del peor ataque terrorista en la historia estadounidense, después de múltiples ataques este año en contra de intereses estadounidenses y occidentales en Libia, y con una creciente inseguridad en países por todo el Medio Oriente, ¿por qué no había alertas listas y en posición para responder con rapidez las unidades militares y agentes de EU, a lo que debió haber sido una emergencia previsible?

9.- ¿Por qué los testimonios del personal de EU que fue evacuado de Bengasi el 12 de septiembre, testigos oculares que sabían que no había habido nunca una manifestación en las afueras del consulado, no se compartieron a tiempo y se incorporaron inmediatamente a las evaluaciones de nuestra comunidad de inteligencia?

10.- ¿Refleja este fracaso los obstáculos que todavía existen para compartir libremente la información por todas las agencias de la rama ejecutiva, lo cual fue una de las preocupaciones claves de la Comisión del 11 de septiembre?

11.- ¿Por qué se ha negado el gobierno a aportar el texto completo de los correos electrónicos en relación a por qué se borraron las referencias a Al-Qaeda y el terrorismo de los temas de discusión en los que se basó la embajadora Rice varios días después del ataque?

12.- Considerando que el Presidente califica ahora el ataque en Bengasi como un acto de terrorismo, ¿por qué ha asignado la investigación de los responsables como una investigación penal del FBI?

13.- ¿Ha impedido la investigación penal encabezada por el FBI de la manera que sea, la capacidad de otras agencias del gobierno de investigar y ayudar a identificar a los responsables del ataque?

14.- ¿Por qué el gobierno no hizo más para apoyar y ayudar al nuevo gobierno libio que tomó el poder después de la caída de Gadafi, mientras Al-Qaeda, grupos afiliados y milicias locales establecían santuarios en los espacios ingobernables del este de Libia, un acontecimiento que directamente involucra los intereses de seguridad nacional de EU y lo cual es la explicación real de porqué cuatro estadounidenses perdieron la vida en Bengasi?

Como puede verse en la lista de preguntas anterior, los tres senadores todavía no se hacen a la idea de que el problema real no es que se les permitió a Al-Qaeda y grupos afiliados establecer santuarios en el este de Libia después del derrocamiento de Gadafi, sino que estos mismos grupos son los que estuvieron aliados con Obama en el derrocamiento de Gadafi, quienes están incorporados ahora al gobierno de Libia y a quienes Obama apoya en Siria.

Si realmente quieren llegar al fondo de lo que sucedió en Bengasi y evitar que se repita en el futuro, van a tener que hacer mejor su trabajo. Van a tener que preguntar por qué nos hemos aliado con el Grupo Combatiente Islámico Libio y Abdel Hakim Bendhadj. Van a tener que poner en tela de juicio algunas de sus propias presunciones erradas. Si no lo hacen, Obama va a salir sin un rasguño sin tener que rendir cuentas y todos vamos a tener que pagar las consecuencias.