Crece la disensión a la política hiperinflacionaria de impresión de dinero

17 de enero de 2013

17 de enero de 2013 — Crece la disensión entre los círculos políticos financieros de Londres y otros lugares sobre las copiosas operaciones de impresión de dinero de "alivio cuantitativo" (AC), que han prevalecido desde el 2008, al mismo tiempo que se consolida el crecimiento del apoyo público a favor de una regulación bancaria con la norma Glass-Steagall. En su columna del 12 de enero el comentarista del Daily Telegraph, Liam Halligan escribe que "recientemente, he visto señales, por lo menos, de que la opinión convencional ha empezado a desquebrajarse, no solo sobre el AC sino también sobre la autoregulación bancaria también... Hay indicaciones de que la profesión de economista ha recobrado la cordura y está empezando a cambiar el consenso a favor del AC".

Halligan escribió que en una discusión de mesa redonda sobre el AC en el Centro sobre Estudios Políticos en Central London la semana pasada, además de Andrew Sentence, un exmiembro de la Comisión sobre Política Monetaria del Banco de Inglaterra, que desde hace tiempo ha "hecho sonar la alarma sobre el AC... otros altos 'científicos del desastre' han levantado ahora sus voces expresando serias preocupaciones sobre los peligros de más estímulos monetarios... Cuando yo argumenté que el AC no era mas que una treta para degradar las divisas occidentales y que estaba causando una rabia genuina entre los gobiernos de los mayores mercados emergentes que nos han prestado dinero, varios compañeros oradores estaban asintiendo literalmente de la cintura para arriba".

Desde hace tiempo ha habido un desacuerdo significativo sobre el AC en la City de Londres, le dijo hoy un alto y antiguo analista financiero a la EIR, pero ahora, se está produciendo un viraje cada vez mayor entre los que anteriormente la apoyaban y ahora están en contra de la impresión de dinero.

Esto se está produciendo mientras que la zona del euro cuelga de algo más que la ilusión de que el Banco Central Europeo (BCE) va a continuar con el AC: El BCE ha estado "acariciando las expectativas" de que va a volver a comprar deuda soberana europea desde que el presidente del BCE Mario Draghi pronunció su discurso en julio del año pasado, pero en la realidad ¡no ha comprado ningún bono desde antes de que pronunciara ese discurso! En esencia, el BCE solo está probando hasta donde puede llegar sin tener que mostrarle a nadie el efectivo, dijo el analista.

Este juego de pretextos y engaños se está poniendo ahora a prueba en las "negociaciones espinosas" sobre Chipre. Si se forza a Chipre, una nación pequeña con solo 1.1 millón de habitantes a salirse del euro, esto podría desencadenar todo muy rápidamente dijo el analista. El euro esta sobrevaluado (ahora a 1.30 por dólar estadounidense) y esto le está costando a las economías de la Unión Europea (UE) mucho en términos de exportaciones.

Al mismo tiempo, hay indicios de que el nuevo gobierno en Japón pudiera entrarle a un gran rescate de la Reserva Federal en los próximos meses. El nuevo gobierno de Shinzo Abe quiere devaluar el yen, dado que Japón ha tenido graves pérdidas en sus manufacturas frente a otras del este asiático, en especial Corea del Sur, en las exportaciones a terceros países, y pudiera imprimir grandes cantidades de dinero para devaluar el yen. El Banco de Japón pudiera emitir unos 50 billones de yenes ($558 mil millones de dólares) en los próximos seis meses para meterlos en títulos del Tesoro de EU, dijo el analista.