Vicepresidente de la FDIC Thomas Hoenig: regreso a Glass-Steagall; eliminar la red de protección a las actividades no bancarias

18 de enero de 2013

18 de enero de 2013 — En artículo publicado el jueves 17 en el boletín informativo American Banker Thomas M. Hoenig, vicepresidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC por siglas en inglés) instó a que se resuelva el problema de los bancos "demasiado grandes para quebrar" quitándoles la "red de protección" de las garantías federales para sus actividades no bancarias, dado que sin esto, los bancos más grandes se reducirían drásticamente, dado que los inversionistas exigen que estos bancos mantengan en cartera activos más sólidos.

Hoenig escribe: "Durante décadas se entendió y practicó el principio de subsidio limitado. La Ley Glass-Steagall mantuvo a los bancos comerciales y la red de seguridad del gobierno separada de la banca de inversiones y las actividades de los corredores de bolsa. Igual de importante, se mantuvo separados a los bancos de inversiones de los sistemas de pagos y del financiamiento de sus actividades mediante el uso de depósitos garantizados". Este sistema le sirvió a Estados Unidos, desde la Gran Depresión hasta 1999, cuando se aprobó la Ley Gramm-Leach-Blibly que puso fin oficialmente a la separación de las actividades", dice Hoenig.

Ha habido llamados para que se dividan los bancos más grandes, y se coloquen las actividades de corretaje no bancarias en compañías por separado que compitan por la inversión pública. ¿Seguirían siendo "demasiado grandes para quebrar" si se hiciera esto? Hoenig responde: "La respuesta breve es no. Estructurados correctamente y sin el respaldo del gobierno, los mercados exigirían capitales más fuertes y un crecimiento de activos más seguro. Esto a su vez mejoraría la capacidad de someterlos a la quiebra en vez de ponerlos en manos de los contribuyentes, si es que enfrentan problemas".

Hoenig explica que la red de seguridad es esencial para hacerle frente a las demandas de liquidez de los sistemas de pagos y liquidaciones. Pero que crea un "riesgo moral" porque los acreedores se preocupan menos por que les paguen de vuelta y por la condición financiera de la firma, un problema que se intensifica en la medida en que las firmas se vuelven más grandes, y le agregan otras actividades que gozan de la red de seguridad: "Subsidiar actividades bancarias suplementarias como son el aseguramiento, comercialización con carteras privadas, fijación de mercados y derivados alienta a las firmas para que metan estas líneas de negocios en sus hojas de contabilidad usando más deuda, la mayor parte de la cual es a muy corto plazo. El efecto es volver cada vez más frágil el sistema financiero, y se vuelve proporcionalmente cada vez más difícil permitirle quebrar a estas firmas".

"Por lo tanto, para hacerle frente de manera realista a este problema de demasiado grandes para quebrar, estas actividades se tienen que separar de nuevo. Se debe confinar a las compañías bancarias comerciales a operar los sistemas de pago y comprometerse a prestar y a actividades tradicionales que son parte de este papel básico... Al mismo tiempo, al sacar a las actividades de corretaje fuera de la red de seguridad se reduciría el riesgo directo para los contribuyentes y se reduciría el subsidio multi milmillonario en dólares, como lo que calculan los economistas que gozan ahora estas actividades", escribe Hoenig. Todas las otras actividades pueden continuar usando los acuerdos con los corredores, pero sería mucho más probable que los problemas que enfrentaran las firmas se iban a poder resolver mediante la quiebra, sin tener un gran impacto sobre la economía, como cuando quebró Drexel-Burnham en 1990.

http://www.americanbanker.com/bankthink/banking-safety-net-makes-wall-street-dangerous-1055949-1.html?zkPrintable=1&nopagination=1

American Banker es un boletín informativo sobre transacciones diarias con sede en Nueva York que cubre la industria de servicios financieros con 50 reporteros en 6 ciudades. Se publica de manera impresa 4 días a la semana y en línea solo los viernes. Su sitio electrónico recibe 560,000 visitas al mes.