Los británicos apoyan el detonante de guerra nuclear en el 'pivote asiático' de Obama

23 de enero de 2013

23 de enero de 2013 — El Secretario de la Defensa de Gran Bretaña, Philip Hammond, declaró esta semana que Gran Bretaña se podría beneficiar de la "huella" de Australia en la región del Asia Pacífico y en la profundización de sus relaciones con Washington y celebró el "pivote" de las fuerzas armadas de EU en la región, que tiene como blanco el ascenso de China en el mundo.

Hammond viajó por Australia para las pláticas ministeriales Australia-Reino Unido sobre defensa y asuntos internacionales. Hammond citado en The Australian del 16 de enero, dijo entusiasmado: "Debemos celebrar el hecho de que Estados Unidos, la única potencia sobre la Tierra que es capaz de estar a la altura del desafío de la creciente ambición china, está preparado para emprender este pivote estratégico con el fin de responder al creciente poder económico, político y militar de China".

Para mejorar el pivote asiático de Obama y los británicos, Hammond también le hizo un llamado a Australia para que siga profundizando su cooperación con la alianza militar de la OTAN. Hammond enfatizó: "Podemos ver amenazas a la seguridad internacional provenientes de agentes no estatales que surjan en la región Asia-Pacífico". Pronosticó que dichas "tensiones en el Pacífico" podrían "comprometer directamente los intereses de los países de la OTAN", creando condiciones en las que no solo Estados Unidos y Australia sino también otros miembros de la OTAN, "pudieran desear poder contribuir, mostrando apoyo de la forma en que lo ha hecho Australia en Afganistán".

Hammong después habló efusivamente sobre las relaciones de defensa con Australia, que dijo eran de importancia crucial para Gran Bretaña. "En la medida en que la región Asia Pacífico se vuelve más importante, la huella de Australia en el terreno de esta región y su entendimiento de esta región a través del prisma del conjunto de valores compartidos con nosotros y Estados Unidos, es de importancia crucial" dijo. "Nos permite un entendimiento de la región en la que tenemos una presencia e intervención relativamente limitados".

El trasfondo de esta proclama bélica de Hammond en suelo australiano es el cambio en la política británica a partir de 1995, cuando la economista australiana Katherine West dio a conocer su infame documento en el Real Instituto de Asuntos Internacionales (británico) en donde pedía que Australia se convirtiera en la base y la plataforma de lanzamiento del Imperio Británico para toda la región Asia Pacífico, es decir, para saquear a Asia y dividir a China. A partir de esto Australia se ha estado integrando cada vez más a la OTAN, que se elevó de rango cuando la Primera Ministra Julia Gillard y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, firmaron en junio del 2012 una "declaración conjunta" para fortalecer sus lazos y cooperación.

Más indicativo aún fue el nombramiento a fines del 2012 de un australiano, el general Richard M. Burr, como subcomandante del Ejército de EU en el Pacífico.

En los últimos seis meses, el movimiento Citizens Electoral Council, la organización de los colaboradores de Lyndon LaRouche en Australia, ha distribuido 700,000 ejemplares de dos ediciones del periódico New Citizen en donde ponen al descubierto este plan. Eso es un periódico por cada 30 australianos, en donde los activistas han cubierto totalmente con la denuncia todas las bases militares, centros de peritos, universidades y compañías industriales y militares.