Ya no se puede contener más el debate sobre la hiperinflación

27 de enero de 2013

25 de enero de 2013 — El espectro de la hiperinflación está saltando por todos lados, ante la simple dimensión de los rescates que se necesitan para salvar a los bancos en quiebra.

En un artículo del profesor Harald Hau (Universidad de Ginebra) y el profesor Hans-Wernes Sinn (Ifo-Institut de Munich) publicado ayer en el diario Frankfurter Allegemeine Zeitung (FAZ) sobre "las dimensiones peligrosas de la unión bancaria" y el mecanismo de rescate del Mecanismo de Estabilización Europeo (MEDE), los autores dicen: "Los sistemas bancarios están al borde de la bancarrota, y los acreedores de los bancos no van a recibir su dinero, si no encuentran a terceros que paguen en vez de los bancos. La deuda bancaria de los seis Estados más afectados por la crisis alcanza unos EU 9.4 billones de euros. Esta suma es casi tres veces el tamaño de la respectiva deuda soberana, que es de EU 3.5 billones de euros. Hasta una parte relativamente pequeña de esa suma es gigantesca en comparación con la capacidad del ESM".

Lo que ha presentado la Comisión de la Unión Europea en términos de reorganización bancaria europea "sobrepasa nuestros temores más graves". Tiene que haber presión pública sobre los miembros del Parlamento Europeo para evitar que se sometan al "cabildo de bancos y acreedores" y acepten la propuesta de la Comisión. De otra manera, los contribuyentes europeos y los ciudadanos van a "enfrentar una montaña de deuda pública cada vez mayor y van a tener que vivir una década de estancamiento económico", la sutileza del año. Y aunque el título del articulo dice "Sin una participación efectiva y sustancial del sector privado la crisis de la deuda europea no se va a resolver", los autores no llegan a la conclusión correcta, es decir, que solo la separación bancaria y la salida del sistema del euro puede sortear este caos.