Avanza la investigación de la ONU sobre el programa estadounidense de aviones-robot asesinos

27 de enero de 2013

25 de enero de 2013 — En octubre pasado, el Relator Especial de la ONU Ben Emmerson QC, un abogado británico, aprovechó su discurso en la Universidad de Harvard para anunciar que su despacho, parte del Consejo sobre Derechos Humanos de la ONU, iba a empezar una investigación sobre el uso de aviones robot (drones) armados por parte del gobierno de Obama, en asesinatos selectivos en Paquistán, Yemen y otros lugares. En declaraciones que reporta el diario Guardian de Londres el 23 de enero, Emmerson indicó que ha empezado a armar su equipo de investigadores y que también ha tomado decisiones sobre el alcance de su pesquisa, que incluirá también operaciones de los británicos con aviones robot en Afganistán y el uso de drones por parte de Israel en los territorios palestinos. El Guardian informa que se van a seleccionar entre 20 y 30 ataques -representativos de los diferentes tipos de ataques, para investigarlos más a fondo y valorar el alcance de las bajas civiles, identificar a los militantes asesinados y la legalidad de los ataques en países que la ONU no ha reconocido formalmente que estén en conflicto. Emmerson le dijo al Guardian que pudiera ser que su expediente de evidencia pudiera no llevar directamente a "atribución de responsabilidades legales" pero que le posibilitará presentar las denuncias ante los Estados responsables y obtener una respuesta.

"Uno de las cuestiones fundamentales es sobre si marcar objetivos aéreos usando aviones robot es un método apropiado de conflicto cuando los individuos están incorporados en una comunidad local" dijo Emmerson. "Una de las cuestiones que vamos a observar es si, dada la demografía local, no acarrean los ataques aéreos un riesgo demasiado elevado de bajas civiles". Agregó que "la explosión de la tecnología de drones [plantea el problema sobre si] la dependencia de las fuerzas armadas en los UAV [vehículo aéreo no tripulado] no conlleva un riesgo inaceptablemente alto de bajas civiles".

Emmerson dijo que el Ministro de Defensa del Reino Unido ya ha indicado que va a cooperar con su investigación y en Estados Unidos el Consejo sobre Relaciones Exteriores (privado) ha recomendado que el gobierno de Obama haga lo mismo. Hasta ahora, el gobierno de Obama difícilmente reconoce que siquiera exista el programa de asesinatos selectivos, usando drones armados, excepto para decir que esto es perfectamente legal, aunque no va a aceptar ninguna supervisión. En su discurso de Harvard, el otoño pasado, Emmerson acusó al gobierno de EU de "estar tapando con el dedo el Sol de su obligación de rendir cuentas al público".

Mientras tanto, el gobierno de Paquistán exige una explicación a EU después del artículo del pasado fin de semana en el Washington Post en donde se informaba que la Casa Blanca está a punto de permitirle a la CIA continuar matando en Paquistán sin restricciones. El Ministro de Relaciones Exteriores de Paquistán, Hina Rabbani Khar, llamó a consultas al embajador de EU en Islamabad, Richard Olson, para que explique la política de EU en relación a la campaña de asesinatos con drones. Si bien en la declaración oficial dada a conocer por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Paquistán después de la reunión no trata del tema de los drones, Khar había dicho anteriormente en el Senado de Paquistán que "todavía no hemos tenido ninguna clarificación de EU, pero vamos a tratar el tema de los drones con Washington y su embajador en Paquistán". Dos días antes, dos senadores le habían pedido al gobierno que explicara su posición en esta materia. Ambos advirtieron que la campaña de EU con drones es una amenaza para la soberanía de Paquistán.