Lanny Breuer presentó su denuncia, luego de que el programa Frontline expuso como protege a Wall Street

27 de enero de 2013

25 de enero de 2013 — El Subprocurador General de la División Penal del Departamento de Justicia, Lanny Breuer, ha jugado un papel clave para proteger a Obama en muchos de sus delitos más atroces que merecen juicio político. Más notablemente, el se encargo de encubrir la operación de trasiego de armas llamada "Fast and Furious" (Rápido y Furioso), mediante la cual Obama y su secuaz, el Procurador General Eric Holder, le proporcionaron armas a los carteles mexicanos de la droga a cambio de narcodinero lavado en los bancos de los patrocinadores de Obama en Wall Street y muy probablemente en los cofres de la campaña de Obama.

Breuer también dirige la banda que le da protección a los mismos banqueros, y se ha negado a iniciar acusaciones penales en contra de ninguno de los rufianes que se apoderaron del sistema bancario y luego saquearon a los contribuyentes (y lo siguen saqueando) con los rescates financieros de Obama que han sido el detonante de la hiperinflación.

Ahora, según el diario Washington Post, Breuer está anunciando su renuncia, aunque no se da ninguna fecha. Sin embargo, el momento del anuncio es interesante, ya que en menos de 24 horas de la filtración de la noticia Breuer fue el centro de atención en el programa Frontline de una hora, llamado Los Intocables, en donde Breuer defiende abiertamente su renuencia a levantar cargos penales en contra de cualquier banquero de Wall Street por los enormes delitos perpetrados que hundieron a la economía nacional.

Martin Smith, conductor del programa Frontlinede PBS (el sistema de televisión pública nacional), le dice en una de las entrevistas del programa a Breuer: "Hablamos con unas fuentes de la División Penal, y ellos informan que cuando se trataba de Wall Street no hay investigaciones. No hay citatorios, no se revisan documentos, no hay intercepción de llamadas... Las fuentes dicen que en las reuniones semanales para aprobar los casos para levantar cargos no se mencionó nunca ningún caso que estuviera ni cerquita de acusar a Wall Street por los delitos financieros".

Breuer reconoció abiertamente que ha estado más preocupado de los bancos que de hacer cumplir la ley: "Si levanto cargos contra la Institución A, y como resultado de iniciar ese caso hay un efecto económico enorme, que afecta la economía... Si crea un efecto de propagación de modo que de repente otras contrapartes e instituciones financieras u otras compañías que no tienen nada que ver con esto resultan muy afectadas, es un factor que tenemos que saber y entender"

Breuer alega en la entrevista que los banqueros bandidos no pueden ser culpables de un delito, dado que ¡los abogados expertos y los contadores han verificado todo! "En ese tipo de transacciones", dijo Breuer, "en la mayor parte tuvieron a los banqueros y abogados más sofisticados como asesores. Así que, para que yo levante cargos penales, tengo que mostrar que los mismos abogados sofisticados de Wall Street que trabajaron en esto, los mismos contadores sofisticados, que estaban metidos en el delito o, francamente, lo que es la realidad es que en estos que se divulgaron, no había información suficiente como para que pudiéramos abrir un caso penal".

No se informa donde encontrará Breuer su próximo empleo, pero cabe señalar que uno de sus empleos anteriores era en las oficinas de Washington de la firma de abogados Covington & Burling, que representan a algunos de los principales bancos de Wall Street. A su lado, en Covington, estaba el Procurador General, Eric Holder.