La realidad interrumpió la fiesta en la audiencia de confirmación de Kerry

29 de enero de 2013

29 de enero de 2013 — La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado sostuvo el jueves 24 audiencias para confirmar el nombramiento del senador John Kerry (Demócrata, Massachussets) para reemplazar a Hillary Clinton como Secretario de Estado. Dado que Kerry era el presidente de la Comisión hasta ese día, y que ha estado 29 años en el Senado de EU, no es de sorprender que las audiencias fueran todo un festejo. Pero hubo por lo menos dos senadores republicanos que estropearon el ambiente festivo al volver al encubrimiento de Bengasi y presionar a Kerry sobre temas constitucionales vitales. El senador Ron Johnson, quien fue realmente el único senador que presionó a la Secretaria de Estado Clinton el día anterior con preguntas duras, retomó ese mismo tema hoy en cuestionamiento de Kerry; y Rand Paul presionó a Kerry sobre el hecho de que se opuso al bombardeo de Camboya por ser inconstitucional, debido a que el Presidente no había obtenido la aprobación del Congreso y sin embargo respaldó la guerra inconstitucional de Obama en Libia.

En el intercambio con Johnson y Paul, Kerry se vio forzado a admitir ciertas cosas: primero, tuvo que reconocer que el había sabido desde un principio que no había habido una manifestación en Bengasi. Describió una reunión larga con funcionarios de la comunidad de inteligencia, a la que asistieron varios miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, en las que ellos mostraron el video de todo el ataque a la misión estadounidense, con explicaciones detalladas de lo que estaba sucediendo. Kerry se vio en aprietos sobre el uso inconstitucional de la fuerza por parte de Obama sin la aprobación del Congreso y se vio ridículo metiéndose en detalles bizantinos en su intento por no reconocer que Obama había actuado ilegalmente.

Kerry también dejo en claro que está firmemente de acuerdo con la política de Obama para evitar que Irán obtenga armas nucleares por cualquier medio necesario ("esperemos" que por la vía diplomática en vez de la fuerza). "El confinamiento no es una opción" declaró.