Rogozin hace un llamado por una política de industrialización

31 de enero de 2013

31 de enero de 2013 — Durante su intervención en la conferencia celebrada la semana pasada en la Academia de Ciencias Militares, con la elite técnica de las fuerzas armadas rusas, el viceprimer Ministro ruso Dmitri Rogozin pronunció un discurso directo y contundente, haciendo un llamado por el restablecimiento del potencial industrial de Rusia. Se refirió a las varias luchas internas que se han librado en los últimos tiempos entre las autoridades militares y la industria rusa, que culminaron en el despido del ministro de la Defensa Anatoli Serdyukov y el nombramiento de Sergei Shoygu en su lugar. Rogozin dijo que el gobierno [y las fuerzas armadas] ganaron esa "batalla de Moscú" y ahora enfrentan la tarea de construir "nuevas escuelas de ciencias" que sean capaces de crear armamentos superiores a los de un adversario.

También criticó la política, a la que recurrió Serdyukov ampliamente, de depender cada vez más de las importaciones de equipos extranjeros avanzados en vez de crear las capacidades internas equivalentes para producirlos. Arremetió en particular en contra del acuerdo de Serdyukov de comprar dos destructores Mistral franceses, que, destacó, no funcionan a temperaturas por abajo de los 7 grados Fahrenheit, una temperatura que es usual en Rusia. También dijo que se sentía confiado en que el ministro de la Defensa Shoygu iba a llegar también a la conclusión de que se debe rechazar el acuerdo firmado por Serdyukov, de comprar vehículos artillados a la compañía italiana Iveco, a favor de la industria rusa. El contrato ya está firmado, pero ha recibido muchas criticas. Rogozin también destacó con cierta satisfacción la modernización de Roskosmos, que este año tuvo seis veces menos accidentes debido a las mejoras en el control de calidad. Aunque indicó que algunas de esas compras en el extranjero pudieran ser útiles para obtener tecnología avanzada todavía no disponible en Rusia, subrayó que existe la necesidad de medidas para una política industrial que mejore y coordine las propias capacidades internas de Rusia en el área de la tecnología avanzada.

Se quejó de la condición de que Rusia todavía está tratando de sobrevivir los últimos remanentes del progreso científico de la época soviética. Dijo que el país tiene que superar el "síndrome de bloqueo" (en referencia al sitio de Leningrado), resultado de los últimos 20 años en donde se usaron los fondos para pagar las deudas y "tapar huecos" en vez de construir una capacidad industrial interna. Rogozin concluyó sus comentarios refiriéndose a la batalla por Estalingrado (que va a conmemorar su 70 aniversario el sábado 2 de febrero), haciendo un llamado a tener hoy el mismo espíritu de superación de los obstáculos como el que mostraron los defensores de Estalingrado.

Rogozin también destacó la importancia de la colaboración en la defensa entre Rusia y Bielorusia. El viceministro de la Defensa de Bielorusia también estaba presente en el evento de la Academia de Ciencias Militares. Las maniobras conjuntas entre las dos fuerzas armadas han sido extensas, en particular en los últimos seis meses.