Líder de la oposición siria dice que negociará con Assad

1 de febrero de 2013

1 de febrero de 2013 — En lo que representa potencialmente un dramático viraje en la situación siria, el jefe oficial de la oposición siria reconocida internacionalmente, sheikh Ahmad Moaz al-Khatib, ha señalado por primera vez públicamente que está de acuerdo en reunirse con el gobierno de Assad. Aunque al-Khatib planteó algunas condiciones para negociar directamente con el gobierno de Assad, se ha señalado debidamente el potencial de un avance importante.

Al-Khatib puso su ofrecimiento para negociar en su página de Facebook en árabe, en donde declara que "anuncio que estoy dispuesto a sentarme con representantes del régimen sirio en Cairo o Túnez o Estambul... para buscar una resolución política de la crisis y para arreglar las cuestiones de una fase de transición que pueda impedir que corra más sangre".

El anuncio de al-Khatib se dio justo a 24 horas después de que el enviado especial de la ONU, Brahimi, dio su informe confidencial ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación deteriorada al interior de Siria. El sheikh Khatib dijo que decidió hacer este acercamiento luego de que el gobierno sirio invitó públicamente el pasado lunes 28 de enero a los líderes de la oposición a regresar a Damasco para reiniciar el diálogo.

El anuncio de al-Khatib contrasta enormemente con la declaración que dio el ex funcionario del Departamento de Estado de EU, Frederic Hof, colocado en la página electrónica del Consejo Atlántico de Estados Unidos, donde labora como becario. Hof advirtió que a Obama se le agota el tiempo para apoyar formalmente a la oposición en Siria como gobierno de transición, lo cual podría llevar a la cooperación militar entre los rebeldes sirios y Turquía. "El gobierno" de Estados Unidos, dice Hof, "podría explorar con asistencia en seguridad apoyando a Turquía mediante pasos congruentes con un tratado de defensa mutua al que podría llegar Ankara con el nuevo gobierno sirio, y estableciendo un papel americano decisivo en la determinación de cómo (y a quién) llegan las armas que proporcionan otros hacia Siria". Hof tiene el descaro de comparar ese respaldo estadounidense a los rebeldes sirios con la ayuda francesa a los colonos americanos que llevaron a cabo la revolución americana contra Gran Bretaña. Luego advierte que ha llegado un momento decisivo y que Obama no puede seguir perdiendo tiempo.