Promueven a islamistas respaldados por los saudíes para evitar negociaciones con Siria. China respalda resolución pacífica

9 de febrero de 2013

9 de febrero de 2013 — Con la escalada del terrorismo neosalafista británico-saudí en África e Iraq, las fuerzas de la Hermandad Musulmana y al-Qaeda en la oposición en Siria están aplicando presión masiva para evitar que haya negociaciones en absoluto. Pero, al mismo tiempo, hay manifestaciones de apoyo a las negociaciones, no al derrocamiento de Assad.

En las últimas 48 horas, la visita diplomática del viceministro de Relaciones Exteriores de Siria a China, Faisal al Meqdad, concluyó con una declaración en fuertes términos de Pekín reiterando el compromiso de China de encontrar una solución pacífica "con base en la Carta de la ONU, los principios de derecho internacional y la declaración de Ginebra". De nuevo, el ministerio de Relaciones Exteriores de China subrayó que se opone a "interferencias extranjeras en los asuntos internos de Siria".

En el Cairo, la reunión de los 57 miembros de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC) —incluyendo al presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad— se pronunció en apoyo de negociaciones de la oposición con el gobierno sirio, usando la declaración del líder de la Coalición Nacional Siria, Mouaz al-Khatib del fin de semana pasado, en el sentido de que la oposición estaría dispuesta a sentarse a negociar con miembros del gobierno sirio.

El 8 de febrero, al final de los dos días de la cumbre en el Cairo, la OIC exhortó a "las fuerzas de la oposición en Siria y miembros del gobierno cuyas manos no estén teñidas de violencia que sostengan pláticas para resolver el conflicto de casi dos años de duración". Y, los miembros de la OIC no incluyeron un llamado para que Assad renuncie a pesar de que lideres como el presidente de Egipto, Morsi y el Primer Ministro de Turquía, Erdogan hicieron llamados vociferantes para que salga Assad. Incluso durante la reunión, el presidente Gul de Turquía pidió de nuevo la salida de Assad, Pero, en la declaración final de la conferencia, hicieron un llamado a favor de esfuerzos concretos para lograr un arreglo "que preserve los derechos de la población siria y garantice la unidad y la seguridad de su territorio".

Al mismo tiempo hay claros indicios del disgusto saudí ante cualquier plática de "negociaciones". Los sauditas no se quedaron para la "mini-cumbre" sobre Siria que se produjo al margen de la reunión de la OIC en donde Egipto, Irán y Turquía discutieron la situación siria. En los últimos ocho meses, Arabia Saudita se ha negado a ser miembro activo de este "cuarteto" (Egipto, Turquía, Irán y Arabia Saudita) propuesto por Morsi el año pasado.

Mostrando la presión saudí y neo-salafista, al-Khatib le dijo a la BBC el 8 de febrero que le fijaba "fecha límite para el domingo" al gobierno sirio con términos como la liberación de todas las prisioneras políticas mujeres o el iba a renegar de su oferta de negociar, según el noticiero CBS de El Cairo. CBS cita también a rebeldes islámicos en Siria diciendo que las negociaciones y las declaraciones de al-Khatib no significan nada para ellos y que ellos iban a seguir combatiendo. Desde que declaró inicialmente el 1 de febrero que el estaba dispuesto a negociar con el gobierno sirio, los miembros de la Hermandad Musulmana en la Coalición, junto con los financieros sauditas-qataries de los terroristas en el Ejército Siria Libre y los neosalafistas han atacado a al-Khatib por ofrecer negociaciones conjuntas.