Cheminade en la televisión nacional francesa exige la ley Glass-Steagall. ¿Ha empezado una guerra en las finanzas?

15 de febrero de 2013

Cheminade en la televisión nacional francesa exige
la separación bancaria estilo Glass-Steagall.
¿Ha empezado una guerra en las finanzas?

15 de febrero de 2013 — Jacques Cheminade fue uno de los siete invitados el martes 12 por la noche al popular programa "Esta tarde (o nunca) [Ce soir (ou jamais)] de Frederic Taddei, en el canal 3 de la TV nacional de Francia. El tema del programa titulado "Mi enemigo es el mundo de las finanzas" fue la reforma bancaria que contempla el gobierno francés.

Ya la composición de los participantes era muy interesante: participó la diputada socialista Valérie Rebault, vicepresidente de la Comisión Financiera de la Asamblea Nacional. Es coautora del libro 'Los Treinta Años gloriosos' de la reconstrucción de posguerra, junto con otra diputada socialista Karine Berger, quien es la relatora especial sobre el proyecto de reforma financiera que se debate actualmente en la Asamblea Nacional. Los otros cinco panelistas eran Francois Lenglet, director de la red radial y televisiva de noticias financieras, BFM TV, quien también está a favor de una línea a favor de la regulación; el filósofo y combatiente de la Resistencia en la Segunda Guerra Mundial, Edgar Morin; Oliver Berruyer, un analista de riesgos, parte de un grupo de la elite financiera en Francia que está haciendo campaña para dividir los bancos en dos pero sin ninguna política crediticia; un combativo periodista financiero, Myret Zaki, quien atacó duramente la posición de los bancos. Marc Touati, un analista financiero bien conocido presentó la posición de los bancos con su exhibición de sofistería.

Cabe destacar que el programa se planificó para el mismo día en que se inició del debate sobre la legislación de la reforma que propone el gobierno a la Asamblea Nacional, que se espera se someta a votación esta semana. El proyecto de ley va después al Senado y regresa con las enmiendas a la Asamblea Nacional.

Durante el programa, Jacques Cheminade pudo desarrollar cabalmente sus ideas sobre la crisis en el mundo de las finanzas y sus propuestas para una recuperación real. Realmente se vio como la persona que tenía mayor autoridad sobre este tema.

Entre los mejores momentos, Cheminade calificó la reforma actual de "parodia". El proyecto de ley, que Karine Berger comparó con las "tijeras" que van a cortar en dos las actividades de los bancos, no es más que un cortauñas, dijo Cheminade. Luego atacó también de paso al hombre que fue el principal asesor económico de Sarkozy cuando ocurrió el crac del 2007, Ramón Fernández, quien nos había dicho en reunión privada que todo estaba bajo control. Fernández todavía maneja hoy las finanzas de Francia. El ministro de Finanzas Moscovici, autor del actual proyecto de ley de reforma, lo mantiene como jefe del Tesoro.

Es importante destacar que en cierto momento Jacques le dijo a Valérie Rebault que el problema es que quienes son parte del sistema son los que se espera que hagan las "reformas" al sistema. Describió como servidores públicos de alto nivel salen de sus puestos para ir a ocupar cargos en los bancos, para después regresar posiblemente como legisladores (por ejemplo, Rabault trabajó anteriormente en BNP Paribas) y ellos no están lo suficientemente distanciados como para poder resolver estos problemas. Eso es lo que transforma esas "tijeras" en cortauñas.

Después de estas intervenciones hizo un llamado por el restablecimiento del principio de la Glass-Steagall de una separación estricta de los bancos de depósitos de los bancos mercantiles, como lo hizo Francia en 1945 y se reafirma en el proyecto de ley estadounidense, HR 129, patrocinado por la congresista Marcy Kaptur en la Cámara de Representantes. Lo que realmente está en juego en la separación bancaria, dijo, es el establecimiento de un sistema de crédito público, siguiendo los principios de lo que financió los 'Treinta Años gloriosos' y una visión para el futuro.