Círculos militares presionan sobre indiferencia y mentiras de Obama

15 de febrero de 2013

15 de febrero de 2013 — Le han llegado informes a LaRouche PAC en el sentido de que círculos militares tanto de personal activo como en retiro, están más que hartos de la indiferencia y promesas no cumplidas de Obama. Un Presidente que disfruta de segunda mano de la gloria militar y un gobierno que invoca con regularidad a "nuestros héroes" que lucharon las guerras en Iraq y Afganistán y en contra de al-Qaeda, tratan a esos veteranos como basura. Personal de las fuerzas armadas han empezado una campaña para poner al descubierto estas mentiras.

La punta de lanza hoy es el relato que hizo publico el programa "Nightline" del noticiero ABC el pasado martes, acerca del personal del Ejército y los policías civiles que fueron atacados en el ataque a tiros en Fort Hood en noviembre del 2009. La narración se inicia con la hipocresía descarada del gobierno de Obama: "Tres años después de que la Casa Blanca montara un recibimiento de héroe en el discurso sobre el Estado de la Unión para la sargento de la policía en Ford Hood y su compañero que pararon ahí el tiroteo mortal, Kimberly Munley dice que el Presidente Obama rompió la promesa que le hizo a ella de que se iba a hacer cargo de las víctimas". Citan a Munley, la sargento de la policía que recibió tres balazos mientras ella y su compañero se enfrentaban al acusado de ser el atacante, mayor Nadal Hassan, diciendo:"Traicionada es una buena descripción" y "En lo más mínimo se han hecho cargo de las víctimas. De hecho, se les ha abandonado".

Aunque se informa que Hassan estuvo en comunicación constante con Anwar al-Awlaki en las semanas previas al ataque a tiros —quien después el Presidente decidió que era el operativo clave de al-Qaeda en Yemen y dio la luz verde para que fuera asesinado en un ataque con drones— la burocracia militar ha decidido tratar el incidente como "violencia en el sitio de trabajo" en vez de "relacionado a combate" o terrorismo. Uno de los casos descritos por Nightline fue el de Shawn Manning, quien fue desplegado dos veces a Iraq y quien recibió seis disparos en Fort Hood. Una junta revisora del Ejército clasificó inicialmente las heridas de Manning como "relacionadas a combate", pero esa clasificación fue después revocada por mandos más altos en el Ejército. Manning dice que la designación de "violencia en el sitio de trabajo" le ha costado casi $70,000 en prestaciones que hubiera podido haber recibido si sus heridas hubieran sido clasificadas como "relacionadas a combate". Citan a Manning: "Básicamente, nos están tratando como si yo hubiera estado en el centro y me hubiera golpeado un carro".

Nightline informa que la sargento Munley, quien fue despedida de su anterior empleo en la fuerza policiaca civil en la base, y docenas de otras víctimas del incidente presentaron una demanda en contra de las fuerzas armadas, argumentando que la designación de "violencia en el sitio de trabajo" significa que las víctimas de Fort Hood están recibiendo un menor acceso a los servicios médicos que los veteranos y una pérdida en las prestaciones financieras que pueden obtener quienes reciben heridas que se clasifican como "relacionadas a combate". Aunque oficiales del Departamento de la Defensa que fueron cuestionados por Nightline expresaron preocupación por las víctimas de Fort Hood, "el Secretario del Ejército John McHUgh le dijo al noticiero ABC que el no sabía de ninguna queja específica por parte de las víctimas de Fort Hood, a pesar de que es uno de los demandados en la demanda judicial que se presentó el pasado noviembre que detalla específicamente la difícil situación de muchos de ellos".

Mientras tanto, la historia se reporta en Esquire y Huffington Post con diversos detalles, que el miembro 6 del equipo SEAL que mató a Osama bin Laden, que se identifica públicamente solo como El Tirador, perdió las prestaciones militares para su esposa e hijos cuando se retiró, porque no completó los 20 años de servicio militar. En respuesta, se ha creado un fondo con el objetivo de recabar $60,000 a través del Programa para parar el Crimen del Condado de Tacoma Pierce, con la esperanza de poder recabar por lo menos el salario de un año que el Tirador se hubiera llevado a su casa si hubiera seguido.