Creciente amenaza de otra secesión en Paquistán

16 de febrero de 2013

16 de febrero de 2013 — Aunque es un paso necesario el retiro de las tropas de EU y de la OTAN para permitirle a Afganistán ejercer su soberanía, las condiciones que se crearon durante los últimos 12 años con las fuerzas de ocupación, podría llevar a la división de Paquistán.

Basando su análisis en las condiciones sobre el terreno a lo largo de la Línea Durand, una línea en la arena trazada hace más de 200 años por el Rajá británico, que separa los pashtunes de Afganistán de los pashtunes de Paquistán, el veterano analista político paquistaní y miembro de la Asamblea Nacional de Paquistán, Ayaz Amir, describe en su columna del 15 de febrero en el News International de Paquistán, un cuadro sombrío de los problemas que va a enfrentar Paquistán una vez que salgan de Afganistán las fuerzas extranjeras.

Amir destaca que en 1989, después del retiro del derrotado ejército Rojo de Afganistán, Estados Unidos se desligó de Afganistán, pero era una premisa más simple. "Afganistán en el 2013 es un lugar infinitamente más complicado y peligroso... no solo para ellos mismos sino también para nosotros. Esto se debe a una diferencia vital. Afganistán entonces era un país contenido dentro de sus fronteras. Afganistán ahora, para nuestra mala fortuna, se ha extendido cruzando la Línea Durand. Háganse ustedes dos simples preguntas: (1) ¿Son los Talibán asentados en FATA más leales al Mula Omar o al Estado de Paquistán? (2) ¿Es el Norte de Waziristán, en términos reales, más parte de Paquistán o de Afganistán?".

Se fortalecen los temores de Amir con la creciente violencia en las últimas semanas a todo lo largo de las zonas tribales en Paquistán y las provincias fronterizas.

A lo que se refiere Ayaz Amir en su columna es a la creciente presión de los pashtunes en Islamabad para formar un Gran Pashtunistán, un proyecto que desde hace mucho venía fomentado la inteligencia británica. La creación de un Gran Pashtunistán sería precedido de una guerra civil violenta entre las fuerzas armadas paquistanies y los pashtunes. Existen razones para temer que los pashtunes de Afganistán se iban a movilizan en apoyo de sus hermanos combatiendo las fuerzas de seguridad de Paquistán. A Londres no le iba a costar trabajo organizar esto.

Además, la ya perturbada provincia de Baluchistán en Paquistán, que hace frontera con Irán y que desde hace mucho ambicionan controlar el trío Washington-Tel Aviv-Londres, está que vuela para separarse de Paquistán. Una guerra declarada en las zonas tribales de Paquistán para separarse de Paquistán le podría ayudar al trío a separar la carta Baluch simultáneamente.