Más atención pública en Europa a la defensa estratégica de la tierra

19 de febrero de 2013

18 de febrero de 2013 — Los acontecimientos espectaculares del viernes, la onda de choque del meteorito en Chelyabinsk, Siberia, predominantemente debido a sus efectos directos sobre los seres humanos y el paso cercano del asteroide 2012 D14, han desatado una cantidad de artículos en los medios de prensa alemanes y europeos, que se precipitaron a reportar sobre el programa NEOShield (siglas en inglés del Escudo contra Objetos Cercanos a la Tierra) de la Agencia Espacial Europea, lanzado hace un año. Este es un programa de tres años para investigar formas de monitorear mejor los objetos espaciales potencialmente peligrosos, formas de contrarrestarlos en concreto y aportar información para las respectivas decisiones políticas sobre financiamientos de dichos programas.

La naturaleza de dichos programas es tal que, necesariamente las agencias espaciales del mundo tienen que cooperar para tal efecto, dijo Peter Hintze, director de coordinación espacial de Alemania, en entrevista hoy con el periódico Rheinische Post.

En cooperación con el Centro de Reconocimiento de la Situación en el Espacio, en Darmstadt, Alemania, el NEOShield lo llevan a cabo unos diez científicos en centros de investigaciones en Alemania (Bremen y Friedrichshafen), Francia (Toulouse y Les Mureaux) e Inglaterra (Stevenag). Sin embargo, todos los programas respectivos tienen problemas de financiamiento, lo que esperan los científicos que cambie ahora, después de la llamada de alerta de ayer. El NEOShield solo tiene un financiamiento de EU 5.8 millones de euros, el centro Darmstadt, que es el encargado de trabajar en el sistema de alerta temprana, iba a recibir EU 74 millones este año pero solo obtuvo EU 44 millones.

El director coordinador de NEOShield es Alan Harris, director del Instituto de Investigaciones Planetarias en Berlín, quien le dijo ayer a los medios que se van a requerir muchos observatorios en el espacio para garantizar un monitoreo a fondo del espacio y localizar los objetos peligrosos a tiempo para actuar. Harris y otros científicos destacaron en los medios de prensa, que si el asteroide 2012 D14, que se descubrió hace solo algo más de un año, hubiera venido en dirección a impactarse con la tierra, hubiera sido demasiado tarde para actuar y que una acción efectiva, lo más probable tratar de alterar su curso, hubiera requerido por lo menos tres años.

También el informe de Interfax de ayer, sobre el renovado llamado urgente del viceprimer ministro ruso Dmitry Rogozin a Estados Unidos para cooperar ante la amenaza de asteroides, se reporta ampliamente en los medios, como la cobertura tan prominente que se le dio en el Guardian de Gran Bretaña: "El presidente Vladimir Putin y el Primer Ministro Dmitry Medvedev fueron informados sobre el incidente, y Putin convocó a una reunión al jefe del Ministerio de situaciones de emergencia. Prueba que no solo son vulnerables las economías, sino todo el planeta" dijo Medvedev en un foro económico en Siberia. "Dmitri Rogozin, el viceprimer ministro de Rusia y ex embajador ante la OTAN, aprovechó el Twitter para hacer un llamado para presionar para que se cree un sistema de advertencia de todos los objetos de origen extraterrestre... Ni Estados Unidos ni Rusia tienen las capacidades de derribar estos objetos, agregó".