La "Emisión Cuantitativa" en el sistema bancario de Estados Unidos aumenta la hiperinflación, no los préstamos a la economía

19 de febrero de 2013

18 de febrero de 2013 — Bajo la gestión del Presidente Obama, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha emitido cuatro rondas de la mentada "Emisión Cuantitativa" (EC) de dinero, cuyo supuesto objetivo ha sido proporcionar liquidez para que los bancos hagan préstamos para ayudar a la recuperación de la economía. Pero como prácticamente todo lo que sale de la boca de Obama, eso ha sido una mentira totalmente.

La EC no solo no ha ayudado a aumentar los préstamos de la banca. En realidad esa nunca fue la intención. Desde el 2008 hasta el 2012, la Reserva Federal ha emitido más de $2.5 billones de dólares en "Emisiones Cuantitativas", y este año está en camino otro $1 billón (si, otro millón de millones). En ese período de 2008 a 2012, los depósitos de la banca si aumentaron, alrededor de $1.67 billones de dólares. No todos esos depósitos salieron de la EC, pero si una gran parte salió de ahí. Pero los préstamos de la banca, de ningún modo aumentaron proporcionalmente; más bien, se redujeron durante el período en casi $1 billón de dólares.

Como resultado de esto, la proporción de los depósitos que presta la banca de EU sufrió una nueva caída de 72% en 2012, luego de la caída de 95% en 2007. Pero incluso estas cifras sobre préstamos de la banca esconden en realidad la magnitud de la catástrofe que ha significado para la economía productiva, porque alrededor del 50% de los préstamos de la banca, según las estadísticas oficiales de la Reserva Federal, caen en la categoría de préstamos improductivos, tales como los préstamos interbancarios y la especulación con hipotecas. Pero todo esto es en realidad lo que era la intención de esa política imperial británica, llevada a cabo a través de Obama y de Bernanke: hiperinflar el sistema financiero con nuevos activos financieros diseñados simplemente para rescatar los activos viejos, y dejar que la economía física se desmorone, y que mueran quienes dependen de ella.