Europa: Un castilllo de naipes, una "aldea de Potiomkin"

21 de febrero de 2013

21 de febrero de 2013 — El diario suizo Neue Zürcher Zeitung (NZZ), un vocero de la banca suiza, tiene un artículo sobre los pros y los contras de la política inflacionaria e hiperinflacionaria, que lleva por título "La última aldea de Potiomkin", en el cual cita a Charles Gave, de la firma de investigación de inversiones GaveKal, con sede en Hong Kong, quien afirma que la crisis de la deuda europea solo se ha calmado en la superficie. En realidad, toda la región es una enorme "aldea de Potiomkin" (en referencia a las aldeas de fachada que creaba el mariscal Potiomkin para hacer creer a la zarina Catalina la Grande que había progreso en Crimea). Detrás de la fachada, que ni siquiera está bien hecha, el sur de Europa está metido en un mortal torbellino, ya que desde que se introdujo el euro, se ha venido destruyendo la base industrial en Italia, España y Francia.

La permanente pérdida de la producción industrial y en la competitividad se ha compensado hasta ahora con montañas de endeudamiento en el sector estatal. En tanto que los índices de producción de estos países ha caída por debajo del nivel de 1998, la producción en Alemania ha crecido en un cuarto a pesar de la caída al comienzo de la crisis financiera de 2008. En vez de conducir a la convergencia, el proyecto del euro ha llevado a la mayor divergencia, dice Gave. Ninguna de las medidas para combatir la crisis ha cambiado nada de los problemas estructurales que se han convertido en la prueba de fuego para la cohesión de la región del euro, agrega. Y si la eurozona estalla, va a compartir el destino de muchos imperios que se han derrumbado en la historia: La hiperinflación será la consecuencia, señala el NZZ.

Cabe destacar que el NZZ prefiere utilizar una fuente exterior a Europa para sostener su análisis sobre la achacosa situación europea y del sistema del euro, aunque en realidad el cuadro que pinta de Alemania es demasiado color de rosa