La inflación de la canasta del consumidor europea visiblemente más elevada que las cifras oficiales

22 de febrero de 2013

22 de febrero de 2013 — En estos días hay mucha propaganda oficial en Alemania, de que la tasa de inflación para enero de 1.7%, esta por debajo del objetivo de 2.0% marcado por la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE). Sin embargo, las cosas se ven bastante diferentes, si uno considera los bienes de consumo diario incluidos en la canasta del consumidor, que es realmente pertinente para el 80% o más de la población, debido a que absorbe una parte considerable de sus ingresos relativamente bajos. La situación es aún peor para los que no tienen trabajo regular o que dependen de la seguridad pública.

La inflación en el precio de los alimentos fue del 4.5% en enero (comparado con enero del 2012), e incluso más elevando para artículos alimenticios claves: pescado +5.1%, carne +6.4%, frutas +7.9% y vegetales +8.6%. Un cuadro similar se presenta en los costos de los energéticos que se elevaron en un promedio oficial de 3.9%; solo la electricidad aumentó en 12.1%.

En comparación con Alemania, la situación es abiertamente desastrosa en los "países problemáticos" del sur de Europa, en donde los niveles de vida se han visto aplastado bajo el régimen de rescate del euro, donde la mayoría de los ciudadanos enfrentan tasas de inflación en la canasta del consumidor dos o tres veces mayores que la de Alemania.