La Reserva Federal está en quiebra (actualizado el 2-28-13)

27 de febrero de 2013

27 de febrero de 2013 — Esto no debería de sorprender a nadie que haya seguido a Lyndon LaRouche por años, pero parece que por fin se están dando cuenta de ello en la Reserva Federal (Fed), la pandilla bancaria deWall Street y sus socios principales británicos de que la Fed misma está de plano en quiebra.

La agencia noticiosa Bloomberg informó en un cable del 26 de febrero en la tarde que ellos comisionaron una prueba de estrés del Sistema de la Reserva Federal a la firma de análisis de riesgo MSCI, la misma compañía que usa la Fed para realizar pruebas de estrés en los 19 bancos más grandes de Estados Unidos. Aplicando el mismo criterio que utiliza con los bancos, MSCI encontró que bajo el escenario "adverso" para salir de la Emisión Cuantitativa (EC), las pérdidas ajustadas al valor del mercado de la cartera de activos de la Fed (de $3 billones de dólares, de los $869 mil millones en agosto del 2007) sería de $547 mil millones de dólares en el transcurso de tres años. Hasta en el escenario más moderado las pérdidas serían de $216 mil millones. Bloomberg destaca: "Las pérdidas potenciales son algo sin precedente en los 100 años de historia de la Fed".

Eso es mucho más que el capital propio de la Fed: si se viera forzada a admitir la realidad, es decir, ajustar sus activos al valor del mercado, la Fed estaría en quiebra. La única manera de mantener la ilusión (que es lo que intenta Bernanke) es seguir imprimiendo más dinero para cubrir las pérdidas, o retener los activos hasta que maduren, es decir, no ajustarlos al valor del mercado. Esta es la lógica de las apuestas de casino de los derivados, "todo o nada", llevado al extremo.

Las pérdidas calculadas son sustancialmente mayores a los propios cálculos anteriores de la Fed sobre las posibles pérdidas en el caso de abandonar la EC, que estaban en el orden de los $120 mil millones de dólares en el peor de los casos, e incluso ya esto es mayor que el capital de la Fed. Una de las cosas que hace que las pérdidas sean mayores de lo que deberían ser es la desquiciada "Operación Torsión", que fue parte de una de las más recientes EC con el cual la Fed intercambió certificados de corto plazo del Tesoro por bonos de largo plazo, con lo cual por supuesto pierde más bajo el escenario de alzas en las tasas de interés que se produciría con la maniobra de salirse de la EC.

Cada vez más personalidades del mundo de la banca y las finanzas señalan con temor y hasta pánico, que mediante la emisión de dinero inorgánico la Reserva Federal le ha "comprado" a los bancos en problemas una cantidad de "activos tóxicos", algunos basados en hipotecas o incluso certificados de la Tesorería, y cuando la Fede quiera deshacerse de estos "activos" y ponerlos en el mercado, va a ocasionar una caída en el valor de los mismos y un alza en las tasas de interés de esos papeles. Las pérdidas que eso le acarrearía serían superiores a su capital propio.

Parece claro que esta realidad que se asoma es lo que está detrás de la batalla campal que se libra en los círculos bancarios y de la Fed desde la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por sus siglas en inglés) el 29 y 30 de enero. Fue también un importante tema subyacente en el testimonio de Bernanke ante el Senado el martes 26, en especial dado que el colapso que se cierne sobre los ingresos de la Fed significaría que sus remesas anuales al Tesoro (que han andado en el rango de los $70 a $80 mil millones) desaparecerían por completo. De hecho, el senador Bob Corker, después de que concluyó la audiencia con Bernanke, le envió una carta ayer en la tarde donde pide más información, y exige saber: "¿Se está gestando aquí un problema serio de política, o es esto simplemente un problema de óptica que no debe preocuparnos?". Bernanke se presenta ahora ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, en donde probablemente el tema se va a volver a presentar.

El aspecto de las remesas al Tesoro realmente ha captado la atención del Congreso. Bloomberg cita al exgobernador de la Fed Laurence Meyer diciendo: "La repercusión política podría ser particularmente grave dado que una buena parte de los fondos que de otra manera se enviarían como remesas al Tesoro, se transferirían a las grandes instituciones financieras en la forma de pagos de intereses sobre las reservas. Esto podría ser un desafío de comunicación significativo para la Fed e impactaría adversamente su reputación".

Este escenario catastrófico de abandonar la EC hasta tiene un nombre en la economía monetarista: "Predominio Fiscal". Así que mientras todo Washington anda obsesionado con el precipicio fiscal y el recorte presupuestario automático, la quiebra de la Reserva Federal avanza a paso firme.