La maquinita de imprimir dinero de Bernanke sigue inflando burbujas hiperinflacionarias

6 de marzo de 2013

6 de marzo de 2013 — Hasta Warren Buffett sonó como que estaba advirtiendo sobre una explosión inflacionaria detonada por la Reserva Federal (Fed), en la entrevista que tuvo el lunes 4 en CNBC. "Va a haber una reacción extrema del mercado" dijo Buffett, "una vez que la Fed empiece realmente a vender los billones en instrumentos del Tesoro e hipotecas que posee. Por todo el mundo, todos los que manejan dinero están esperando ver la señal de que la Fed va a darle marcha atrás. Yo creo que están caminando sobre el filo de la navaja. Hay una enorme cantidad de personas que quieren deshacerse de muchos de los activos si la Fed va a tener una política restrictiva. Quien sabe como se va a desenvolver esto".

En una reacción clara a las confrontaciones en las audiencias de la semana pasada con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que se produjeron en el medio ambiente creado por la movilización de LPAC, la gobernadora de la Reserva Federal, Janel Yellin, lanzó hoy una nueva línea en su discurso ante la Asociación Nacional de Economía Empresarial en Washington D.C. Yellin dijo que cuando la Fed deje de comprar [si es que lo hace], no va a empezar a vender valores. En vez de esto va a elevar las tasas de interés de corto plazo, a la vez que deja en su posesión por tiempo indefinido todos los títulos valores basados en hipotecas y los instrumentos del Tesoro.

En otras palabras, después de cuatro años de Ben Bernanke diciéndole al Congreso, una y otra vez que "No se trata de impresión de dinero, señores congresistas, porque tenemos planes definidos para vender estos valores" ahora anuncia su compañera hiperinflacionaria Yellin, "Tenemos planes definitivos para NO vender estos valores".

Cualquiera de las dos formas es igual de hiperinflacionario, y los 200 economistas ante los que habló Yellin, cuando los encuestaron los organizadores de la conferencia, votaron dos terceras partes a favor de que la Fed deje de comprar esos bonos este año, por ser "demasiado estimulante" y "amenazar con desatar inflación"; según reporta el Los Angeles Times.

Hoy salieron dos nuevos informes económicos que indican el camino de nuevo hacia otro crac bancario, apuntalado por esta política hiperinflacionaria.

Un artículo en el Wall Street Journal describe la explosión actual de la supertóxica "burbuja de préstamos estudiantiles" en una salvaje bursatilización. Corredores de bonos vendieron $6 mil millones en febrero en préstamos estudiantiles respaldados por valores (SLBS por siglas en inglés), a pesar de que el 31% de los estudiantes que pidieron prestados estos préstamos tienen un retraso en sus pagos de 90 días, un grado de toxicidad al que nunca se había ni aproximado las hipotecas bursatilizadas. Sallie Mae vendió la semana pasada $ 1.1 mil millones en SLBS y la demanda de los más arriesgados —los "primeros en perder" si los préstamos se vuelven malos— superó 15 veces la oferta. El catalítico para apresurarse a comprar estos extremos altos riesgos es la desesperación de los inversionistas para obtener "rendimientos" en el universo de cero tasas de interés de Bernanke. Sin embargo los rendimientos en estos bonos hiperarriesgados se han hundido de 2.01% hace seis meses, a 1.48% actualmente: el comportamiento de una burbuja de deuda. Los préstamos estudiantiles son la última versión de 'la estafa de los tulipanes'.