Un "enfoque de castigo severo" no lleva más que a "acciones más extremas" por parte de Corea del Norte, dice China

1 de abril de 2013

1 de abril de 2013 — La agencia noticiosa oficial de China, Xinhua, comenta sobre la situación actual en Corea del Norte de la siguiente manera:

"Durante años, la RDPC (República Democrática Popular de Corea) y Estados Unidos, profundamente recelosos de las intenciones mutuas, han visto desplomarse sus relaciones a nuevos niveles. A pesar de la retórica, muchos creen que la guerra es aún una realidad distante en la península coreana. Sin embargo, las últimas estrategias de ojo por ojo empleadas por Pyongyang y Washington han intensificado definitivamente las tensiones en una región volátil, a las puertas de entrada a China.

"Es hora de que ambos bandos den un paso atrás y dejen que prevalezcan las mentes más tranquilas para evitar que escale aún más la situación. La crisis crónica en la península tiene raíces profundas en la relación frágil entre Pyongyang y Washington, caracterizada por la desconfianza, malos entendidos y animosidad. Estados Unidos ha adoptado desde hace tiempo un enfoque de castigo severo en el trato de sus relaciones con el RDPC. Le ha impuesto una y otra vez a Pyongyang sanciones severas y ha sostenido regularmente ejercicios militares a gran escala en la zona.

"Este enfoque no ha hecho más que agudizar el sentido de inseguridad de Pyongyang y forzarlo a recurrir a medidas extremas para defenderse, incluyendo la violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre aplicaciones nucleares y capacidades misilísticas de largo alcance. La última escalada en las tensiones no hace más que probar que sanciones únicamente, sin importar qué tan fuertes sean, no son una manera efectiva de resolver la crisis.

"La única forma práctica de evitar el deterioro de la situación en una espiral fuera de control es construir un clima de confianza entre las partes involucradas y establecer el consenso entre ellas de que sus disputas solo se pueden resolver en la mesa de negociaciones.

"China, como parte interesada en la región, desde hace tiempo le ha hecho llamados a la calma a la península coreana. Ahora, ambos la RDPC y Estados Unidos tienen que bajarle el tono a su retórica y trabajar junto con Beijing para regresar lo antes posible a las pláticas de los seis, largamente estancadas. Después de todo, una volátil península coreana pone en peligro los intereses nacionales de todas las partes involucradas".