Chipre es sólo el comienzo

2 de abril de 2013

2 de abril de 2013 — Cada vez se vuelve más claro que el gran atraco bancario de Chipre, es decir, la política denominada de "rescate interno" para salvar a la oligarquía financiera, se aplicará en cualquier lugar, no sólo de la Eurozona, sino también en Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos.

De acuerdo al blog griego Hellasfrappe, el modelo de Chipre ya se está diseñando en forma de ley en Canadá, bajo el Plan de Acción Económica 2013, que en las páginas 144 y 145 dice: "El gobierno propone implementar un régimen de 'rescate interno' para los bancos de importancia sistémica. Este régimen será diseñado para asegurar que en el caso improbable de que un banco sistémicamente importante agote su capital, el banco pueda recapitalizarse y regresar a la viabilidad a través de la conversión rápida de ciertos pasivos bancarios a capital regulatorio. El gobierno consultará a las partes interesadas para acordar la mejor manera de implementar un régimen de rescate interno en Canadá". Ahora ya sabemos a que se refieren con "ciertos pasivos bancarios".

Según el mismo blog, el Parlamento Europeo pronto estará votando una nueva ley que hará de la confiscación de las cuentas bancarias estilo Chipre, una solución permanente cada vez que quiebren los principales bancos de la Unión Europea.

"Se necesita poder llevar a cabo el rescate interno también con los depósitos", dijo el miembro del Parlamento Europeo Gunnar Hokmark (sueco, del grupo del Partido Popular Europeo), quien encabeza las negociaciones con los países de la Unión Europea para finalizar una ley para la liquidación de bancos con problemas, según la agencia de prensa británica Reuters. "Los depósitos menores a 100,000 euros están protegidos... los depósitos arriba de 100,000 euros no están protegidos y serán considerados como parte del capital que puede ser utilizado para el rescate interno', dijo Hokmark, y agregó que él estaba seguro de que una mayoría de sus colegas en el parlamento europeo apoyaban la idea.

Dicha ley se basa en la propuesta de la Comisión de la Unión Europea, que fue redactada y enviada el 6 de junio de 2012 al Parlamento y al Consejo Europeo.

En el capítulo I, establece que "los depositantes que tienen depósitos garantizados por el sistema de garantía de depósitos, no deberían estar sujetos al ejercicio de la herramienta de rescate interno. Sin embargo, el sistema de garantía de depósitos contribuye al financiamiento del proceso de resolución en la medida que hubiera tenido que indemnizar a los depositantes'. Lo que esto implica es que los depositantes cuyos depósitos no están garantizados, automáticamente son parte de la operación de rescate interno.

Los ahorradores con cuentas mayores a 100,000 euros a quienes se les robará, incluyen pequeñas y medianas empresas (PYMEs) que tienen cuentas en los bancos, a través de los cuales reciben los pagos de sus clientes y realizan pagos a sus proveedores, pagan impuestos y hacen las retenciones de nómina (por ejemplo, las contribuciones para la seguridad social), pagan a los empleados, etc. Es decir, a través de los cuales llevan a cabo sus negocios. Estos son los activos más líquidos que se encuentran en los bancos que pueden ser simplemente robados, pero al hacerlo la economía colapsaría inmediatamente.

El 29 de marzo, The Slog [http://hat4uk.wordpress.com] un blog financiero popular, dio el ejemplo del Banco Santander UK (filial británica del Bancos Santander), que envió un aviso a sus clientes esta semana bajo el título: "Cambios importantes en los términos y condiciones para las cuentas corrientes y cuentas de ahorro de empresas en Santander" (como las cuentas de la gente que en Chipre perdieron el 85% de su valor). El aviso dice que los cambios aplican "a las empresas con una cifra de negocio de 250,000 libras", es decir, las PYMEs.

El mismo blog señala el párrafo 1(b), que dice lo siguiente: "Cualquier dinero que tenga en una cuenta de Santander UK plc se retendrá en su calidad de banco y no como fiduciario. De acuerdo con los requisitos de la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés), estamos obligados a notificarle que las normas para el dinero del cliente no se aplican a una Directiva de Consolidación Bancaria (BCD) en relación a los depósitos dentro de la normativa de la BCD que están en poder de esa institución. Como resultado, el dinero no se retendrá dentro de las normas de la FSA para el dinero del cliente'.

The Slog traduce esto como: "Por la presente, derogamos toda responsabilidad por los fondos de negocios que mantiene con nosotros, porque ya no somos de confianza. De hecho, no sólo no podemos ser de confianza, si esas personas desagradables del gobierno detectan que estamos hundidos y nos obligan a reestructurar, todo puede ser posible, y lo más probable es que usted perderá un montón de dinero porque se lo robaran para el rescate".

Este mismo blog insinúa que los bancos de la Eurozona simplemente podrían no volver a abrir después de estos cuatro días feriados, y así todos seremos chipriotas.