David Stockman a favor de la Glass-Steagall

3 de abril de 2013

3 de abril de 2013 — El pasado domingo 31 de marzo, el diario New York Times le dio la primera plana de su sección de opinión (New York Times Sunday Review) a quien fuera el Director de Presupuesto durante el gobierno de Ronald Reagan, David Stockman, quien advierte que se aproxima otro estallido financiero "en unos pocos años".

Con relación a las alturas récord que ha registrado el mercado de valores, Stockman dice que "en vez de aplaudirle, deberíamos de estar muy asustados".

Stockman dá su versión de la historia de la política financiera de los últimos 80 años, y entre otras cosas culpa a "un pérfido fin de semana en Campo David, Maryland, en 1971, cuando Richard M. Nixon, en esencia, declaró el incumplimiento de las obligaciones de deuda de la nación al terminar con la convertibilidad del dólar en oro". Esa acción, dice Stockman, fue "un pecado más grave que Watergate".

Más adelante, señala que "es menos conocida la explosión de los balances de los 10 bancos principales de Wall Street durante los ocho años que culminaron en 2008. Aunque su menuda tajada de capital difícilmente creció, su dependencia del inestable dinero caliente se elevó como la espuma, luego de que se desmanteló la guarnición regulatoria que la ley Glass-Steagall sabiamente había impuesto durante la Depresión".

A riesgo de enfrentar a los censores del Times, Stockman dice que para superar la crisis actual, "será necesario purgar también la corrosiva financialización que ha convertido a la economía en un casino gigante desde los 1970. Esto va a significar que se deje a los bancos de Wall Street por su cuenta a competir como libres empresas que corren sus riesgos, sin acceso a los créditos baratos de la Reserva Federal ni al seguro de los depósitos. Los bancos podrán tomar depósitos y hacer préstamos comerciales, pero se les prohibirán las operaciones bursátiles o de corretaje de dinero en todas sus formas".

Esto es, la normativa de Glass-Steagall, lo cual Stockman respalda. Pero el New York Times no quiere esa propaganda en sus páginas.

Entonces Stockman regresa a su pesimismo del librecambismo: "Sacar a la Reserva Federal de los mercados financieros es la única forma de que regrese el libre mercado y la creación genuina de riqueza en el capitalismo", lo cual cree que "no ocurrirá nunca porque hay billones de dólares en activos, desde los rascacielos de Shangai hasta las acciones de Fortune 1000 hasta la última recuperación del mercado de bienes raíces, inflados artificialmente por la eliminación de las tasas de interés de la Reserva Federal".