El Banco de Inglaterra asume poderes dictatoriales

3 de abril de 2013

3 de abril de 2013 — Desde el primero de abril, con el desmantelamiento de la Autoridad de Servicios Financieros (FSA por siglas en inglés), el Banco de Inglaterra asumió poderes dictatoriales sin precedentes, tanto sobre la política monetaria como de supervisión de la banca y de los sectores bancarios fantasmas. Bloomberg caracteriza correctamente esta medida como "una de las reformas más grande de la institución en tres siglos". Bajo legislación parlamentaria aprobada primero en el 2010, los 1,300 miembros del equipo de la FSA iban a ser transferidos a una nueva unidad del Banco de Inglaterra, la Autoridad de Regulación Prudente, que va a ser supervisada por la Comisión de Política Financiera del banco.

El ex miembro de la Comisión de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, Charles Goodharth, le dijo a Bloomberg que "es discutible el alcance de los poderes, la gama de los poderes, que son ahora mayores a los de cualquier otro banco central. El hecho de que la política monetaria y la supervisión regulatoria estén ahora todas bajo el mismo techo, obviamente elimina cualquier tipo de frenos y contrapesos que hayan existido dentro del sistema".

En junio, el actual presidente del Banco de Inglaterra, Mervyn King, se retiró y fue reemplazado por Mark Carney, actualmente gobernador del Banco de Canadá, un conocido oponente a cualquier tipo de separación bancaria o incluso de la estafa de compartimentación.