Los adictos de la Reserva Federal babean por el cargamento de heroína financiera

6 de abril de 2013

6 de abril de 2013 — Los miembros del Consejo de la Reserva Federal de Ben Bernanke, recibieron extasiados la decisión del gobierno japonés de desatar una hiperinflación como si no hubiese un mañana, como una palomilla de drogadictos que se babean ante la llegada del próximo cargamento de heroína.

Charles Evans, presidente de la Reserva Federal de Chicago (un aliado muy cercano a Bernanke en su Emisión Cuantitativa), declaró en un foro sobre inversión en la Universidad de Dayton, Ohio, el 4 de abril, que la maniobra de Japón fue "bastante agresiva. Yo espero ciertamente que todo banco central extranjero en todo el mundo pueda adoptar medidas que en últimas conducen a generar las economías más dinámicas que puedan tener, porque lo necesitamos en todo el mundo". El presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, estuvo un poco menos exuberante: "Su preparación para adoptar acciones más agresivas, si funciona, ciertamente ayudará a todos". El presidente de la Reserva de Saint Louis, James Bullard, dijo con relación a las decisiones sobre la Emisión Cuantitativa adoptadas en la última reunión del comité de mercado abierto de la Reserva Federal, que "ahora marchan a todo vapor".