Pese a la Emisión Cuantitativa, la crisis bancaria de la zona del euro sigue extendiéndose

9 de abril de 2013

9 de abril de 2013 — Pareciera que el lanzamiento de la Emisión Cuantitativa (EC) que hizo Japón generó —¡al menos por un par de días!— un "acarreo de fondos" instantáneo del dinero creado por el Banco de Japón hacia los bonos soberanos de la zona del euro, lo cual Ambrose Evans-Pritchard y banqueros británicos con ideas afines recibieron con mucho entusiasmo. Los mercados de deuda del gobierno de Japón se mostraron extremadamente volátiles el viernes y lunes, teniendo que suspender transacciones varias veces, mientras el dinero nuevo inundaba la deuda soberana de la zona del Euro y presionó a la baja las tasas de interés hasta de los bonos soberanos españoles, italianos y los bonos soberanos portugueses en media crisis.

Esto recuerda el hecho de que el presidente de la Reserva Federal de EU, Ben Bernanke y el presidente del banco Central Europeo, Draghi, le habían exigido al gobierno de Japón la política de EC, desde antes de que el primer ministro Abe y el presidente del banco de Japón, Kuroda empezaran a formularla.

Pero esto no va a parar la crisis bancaria de la zona del euro, reavivada decididamente con la debacle en Chipre, que continua extendiéndose.

En Grecia, las acciones en el Banco Nacional de Grecia y su subsidiaria Eurobank Ergasias SA se desplomaron súbitamente en un 30% el lunes en la mañana después de que la Troika ordenó que se parara la fusión de estos bancos y ordenó que recabaran más capital. Con el desplome del precio de sus acciones esto parece ahora imposible. Juntos, los dos bancos necesitan una suma bastante grande, unos 15,600 millones de euros de capital fresco debido a las pérdidas en las reducciones en la deuda soberana y los préstamos deteriorados.

Probablemente ahora los bancos van a caer bajo el control total de un fondo estatal de apoyo bancario, el Fondo Helénico de Estabilidad Financiera, que les va a aportar algo de capital. Aquí hay que ponerle mucha atención a que se intente implementar el "modelo Chipre" de robo a los depositantes.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann dijo en entrevista con el Deutschlandfunk que continúa la crisis bancaria en Chipre y que el "modelo Chipre" necesita institucionalizarse. "La situación en Chipre se ha estabilizado en los últimos días" dijo Weidmann. "Sin embargo, yo no descartaría que aumentara la necesidad de liquidez en Chipre. La crisis en Chipre refleja qué tan urgente es que la zona del euro establezca mecanismos para cerrar bancos en quiebra sin gravar a los contribuyentes o poner en peligro el sistema financiero... Sigue habiendo un problema con los bancos que pudieran estar demasiado conectados y ser demasiado grandes para liquidarlos sin crearle un peligro al sistema financiero".