Carta de los congresistas McCaul y King apunta a las deficiencias de inteligencia del gobierno de Obama en caso de Boston

24 de abril de 2013

23 de abril de 2013 — El presidente de la Comisión de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, junto con el presidente de la Subcomisión de Contraterrorismo e Inteligencia de la misma Cámara, Peter King, emitieron una declaración conjunta en la cual implican tácitamente al gobierno de Obama por su responsabilidad en una serie de "deficiencias" en la inteligencia que en conjunto han permitido que ocurran ataques terroristas en territorio de Estados Unidos. La carta está dirigida al personal pertinente del gobierno de Obama, tal como el director del FBI, Robert Mueller III, la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, y el Director de Inteligencia Nacional, James Clapper, y en ella McCaul y King señalan que no haber evitado la amenaza que representaba el acusado del bombazo en el maratón de Boston, Tamerlan Tsarnaev, fue solo la última de toda una serie de fallas en la inteligencia que datan desde 2009, cuando menos.

A pesar de que el FBI había entrevistado a Tsarnaev "a solicitud de un servicio de inteligencia extranjero, Tsarnaev viajó después a Rusia y regresó y colocó materiales yijadistas en sus páginas de Internet", señala la carta. "No obstante, Tsarnaev siguió en libertad en este país para realizar el ataque en Boston, y pasaron días antes de que se le identificara públicamente como sospechoso".

"Parece ser que Tsarnaev es la quinta persona que, desde el 11 de septiembre de 2001 participa en ataques terroristas a pesar de estar bajo investigación del FBI", señalan los congresistas, y enseguida identifican a las otras personas que han estado en la misma situación, desde el dirigente de al-Qaeda y ciudadano estadounidense Anwar al-Awlaki; David Headley, el informante de la DEA que dio la información por adelantado a los atacantes de la masacre de Mumbai en noviembre de 2008; Carlos Bledsoe, quien se cambió el nombre a Abdulhakim Mujahid Muhammad antes de asesinar al recluta del Ejército de EU en Little Rock, Arkansas en junio de 2009; y Nidal Hasan, el psicólogo del Ejército de EU acusado de dispararle a 32 personas en Fort Hood, Texas el 5 de noviembre de 2009 (después del incidente se supo que Hasan había estado en contacto por e-mail con al-Awlaki antes del tiroteo). "Además [el "terrorista de la ropa interior" Umar] Faruq Abdulmutallab intentó un ataque terrorista a pesar de estar identificado por la Agencia Central de Inteligencia como un terrorista potencial".

Sin mencionar a Obama, los congresistas señalan que "cinco de estas seis fallas de inteligencia han ocurrido desde 2009. Esto plantea interrogantes muy graves sobre la eficiencia de los esfuerzos del gobierno federal contra el terrorismo". Concluyen con la solicitud de "toda la información" que tenga el gobierno con relación a Tsarnavev desde antes del bombazo del 15 de abril, para que la entreguen a más tardar el viernes 26 de abril.

El libro de Ted Anderson, The Terror Factory: Inside the FBI's Manufactured War on Terrorism (La fábrica de terrorismo: el interior de la manufacturada guerra al terrorismo del FBI) relata la manera en que el FBI cambió la Guerra a las Drogas por la Guerra contra el Terrorismo, pero dejando intactas todas sus tácticas de infiltración y de simulación.