"El FBI debería investigar los crímenes, no inventarlos"

26 de abril de 2013

25 de abril de 2013 — Esa es la conclusión del ex agente especial del FBI, Michael German, en la reseña del 16 de marzo sobre el libro reciente The Terror Factory: Inside the FBI's manufactured War on Terrorism, escrito por Trevor Aaronson. German nota que muchas de las conspiraciones terroristas que se informa fueron desactivadas por el FBI, "habían sido casi totalmente tramadas y diseñadas por el mismo FBI, usando agentes provocadores corruptos que con frecuencia eran una amenaza criminal mucho más seria que los estúpidos peleles que involucraban las investigaciones finalmente".

El FBI recluta informantes con extensos expedientes criminales, les pagan decenas de miles de dólares "para que engatusen a tontos en complots terroristas". La mayoría de estos blancos difícilmente representan una amenaza; muy pocos tenían armas por su propia cuenta o los recursos financieros para llevar a cabo sus actos violentos. "Sin embargo el gobierno les proporciona armamento militar con valor de miles de dólares que hasta a una organización criminal sofisticada le sería difícil conseguir, solo para pescarlos en una redada en un final fabricado". German dice que cuando el trabajó en operaciones encubiertas para el FBI, antes del 11 de septiembre, "si un agente hubiera sugerido iniciar un caso de terrorismo en contra de alguien que no era miembro de un grupo terrorista, que no había intentado adquirir armas y que tenía los medios de obtenerlas, se le habría sugerido amablemente que mejor se pusiera a buscar una amenaza más seria". Es más, "si un agente hubiera sugerido darle a una persona un misil Stinger o un carro lleno de explosivos plásticos de tipo militar, se le hubiera enviado a terapia. Sin embargo según lo que dice Aaronson, dichas técnicas ahora se han vuelto comunes.

Esta práctica continúa hasta el día de hoy. El viernes pasado, 19 de abril, el FBI arrestó a un joven de 19 años de Aurora, Illinois, Abdella Ahmad Tounisi, cuando intentaba abordar un vuelo del aeropuerto O'hare de Chicago a Turquía, en donde esperaba unirse al grupo de oposición sirio ligado a al-Qaeda, Jabhat al-Nusrah.

¿Como es que se reclutó al joven Tounisi? Mediante un sitio electrónico que exhortaba a su público: "Un llamado a la yihad en Siria: ven y únete a tus hermanos leones... combate bajo la verdadera bandera del Islam". En realidad, el sitio electrónico ¡fue construido y es totalmente controlado por el FBI! Cuando Tounisi mandó un correo electrónico al sitio, le contestó un agente encubierto del FBI que se hacía pasar como el "hermano Abdullah", un reclutador para al-Nusra, que le dió a Tounisi hasta un boleto de camión para que viajara de Estambul a la frontera con Siria.

"Pueden entrampar a quien sea, le pueden enviar lo que sea a cualquiera, y cuando se es joven e impresionable, van a creerles" dijo el padre de Tounisi el domingo, según la agencia de prensa AP y el diario Chicago Sun Times. "Solo estoy generalizando este asunto ahora porque muchos de los chicos de la comunidad musulmana han sido atrapados en trampas como esta, cualquiera que vaya a la mezquita cinco veces al día y que se esté aferrando mucho a su religión, activa una alerta roja".