Por qué la tecnología "verde" nos va a dejar en la oscuridad

26 de abril de 2013

25 de abril de 2013 — El artículo "La próxima crisis en la generación eléctrica" que se colocó ayer en el sitio electrónico energybiz.com es una excelente explicación de cómo las mentadas tecnologías renovables, descentralizadas, impredecibles e inestables, o sea o "verdes", van a destruir más de 100 años de un sistema confiable de generación y distribución de energía eléctrica en Estados Unidos. El autor, Davis Swan, presidente de Debarel Systems Ltd., explica que una red eléctrica funciona en base a un delicado equilibrio de generación y demanda, dado que la electricidad no se puede almacenar, sino que se tiene que transmitir en tiempo real.

Las plantas de energía de carga base operan 24 horas 7 días a la semana para cubrir los requerimientos de electricidad básicos (carbón, nuclear, hidroelectricidad), y las unidades más pequeñas, usualmente activadas con gas natural, se usan por cortos períodos de tiempo, para cubrir las demandas pico, dado que la demanda fluctúa dependiendo de la hora del día, el clima etc. La economía de las grandes plantas de energía de carga base, de 500-1,000 MV (que han vuelto asequible la electricidad), reside en su tamaño y producción constante. Sin embargo, cada vez se erosiona más la economía de estas plantas cuando se les mantiene ociosas, debido al uso obligatorio y sumamente ineficientes de fuentes "renovables". Producto de esto, y al hecho de que por regulaciones ambientalistas se está ordenando que se cierren las plantas de carbón más antiguas, está desapareciendo la capacidad de reserva, necesaria para cubrir cualquier pérdida inesperada en las plantas generadoras. Los reguladores ya le advirtieron a Texas que enfrenta la posibilidad de apagones. El resto de la red interconectada nacionalmente va a enfrentar catástrofes similares muy pronto.

Las desregulaciones de las empresas eléctricas ordenadas por Wall Street, empezando a mediados de los 1990, convirtió a una industria que es la base de nuestros necesarios niveles de vida, en un juego siniestro (en los casos de la Enron y otros más) en donde se reemplazó la política de regulación de las empresas de servicio público, con el fin de proveer energía eléctrica confiable y universal, por un desplumadero de consumidores por una ganancia.

Asombrosamente, destaca Swan, hasta muy recientemente, el intricado sistema eléctrico de EU trabajaba perfectamente, de tal modo que solo los casos inevitables de climas extremos severos eran la causa abrumadora de interrupción en el suministro eléctrico. Pero un sistema que era la envidia del mundo, ahora severamente descapitalizado y bajo ataque por las regulaciones "ambientalistas" pseudo científicas de dos décadas, está bajo un ataque físico por los pequeños proyectos "verdes" inestables y perjudiciales. Estos proyectos, como el uso de etanol en la gasolina, han sido ordenados por el gobierno federal y algunos gobiernos estatales, que usan dinero de los contribuyentes para subsidiar este sabotaje. Si a la gente le preocupan los supuestos cambios en el "medio ambiente" sobre sus niveles de vida, deberían de preguntarle a las víctimas de huracán Sandy que se siente vivir sin electricidad.

Air Jordan