"Para salvar a la civilización, piensa como estadounidense", por Kesha Rogers

30 de abril de 2013

29 de abril de 2013 — Kesha Rogers, miembro del Comité de Política Nacional de LaRouchePAC, emitió el 29 de abril la siguiente declaración.

Aunque la mayoría de los estadounidenses se dan cuenta que la crisis en nuestro país y en el mundo está llegando a un punto crítico, aún están imposibilitados por la creencia de que el fraudulento valor del dinero, es la causa y la solución a esta crisis. El sistema monetario decretado por los oligarcas europeos está en bancarrota, así es que van a jugar el todo por el todo, mediante operaciones terroristas y golpes bancarios para matar a la población. Salvar a la civilización de este enorme genocidio, exige reinstaurar inmediatamente la ley Glass-Steagall (H.R. 129) y el sistema de crédito estadounidense; pero estás soluciones para quitarlos del poder, no son sólo reformas bancarias o políticas económicas diferentes. Para entender se necesita una revolución en tu mente y en tu concepto de cómo los próceres de Estados Unidos establecieron el principio de crédito, dentro de las facultades de la Constitución, para poder crear un mundo libre de los imperios, donde la humanidad pudiera florecer mediante el empleo de su capacidad innata de crear más riqueza de la que se consume.

Como lo entendió Alexander Hamilton, podíamos vencer militarmente a los británicos, pero si las mentes de las siguientes generaciones (es decir, tú) no fuesen capaces de producir las máquinas, de cultivar las cosechas y ejercer nuestro dominio sobre la biosfera, entonces no podríamos mantener esta república. De este modo, su invento, el sistema bancario comercial regulado nacionalmente, rompió por completo con las definiciones del imperio británico del dinero y la economía. Hoy, después de décadas de guerra cultural, la mayoría de los estadounidenses no piensa en el "crédito" cómo algo que construye el futuro, como lo concebía Hamilton, sino como la concibe la oligarquía. Convenciéndote de que rechaces los principios establecidos en la Constitución de Estados Unidos y en su preámbulo, te haces víctima de la necia creencia de que puedes sobrevivir si tienes dinero, y quedas entonces enredado en la telaraña de una horrenda reina araña. Así es como se engañó a la mayoría de la población de Estados Unidos para destruir a la nación y así es como la Unión Europea ha ocasionado la destrucción de todas las naciones soberanas de Europa.

Pensar como estadounidense, para producir más de lo que consumes, para enseñorearse y henchir la Tierra, requiere de inventar nuevas tecnologías que incrementen el producto del trabajo. El dinero como tal, se convierte en el esclavo del aumento del progreso humano, como cuando construimos el ferrocarril transcontinental y cuando pusimos un hombre en la Luna. La visión oligárquica introduce arbitrariamente el dinero como límite del progreso: si tienes acceso a él, puedes prosperar; si no tienes acceso a él, entonces puedes morir como esclavo de aquellos que lo tienen. Si vas en contra de ese sistema y creas tus propios medios de intercambio dedicados a facilitar una república "del, por y para el pueblo", entonces has desatado la Revolución Americana.

La forma en que la oligarquía mantiene el control, es engañándote con la idea de que su poder y el tuyo, se basa en quién tiene el dinero. ¡Pero es sólo dinero! El Sistema Americano de economía no se basa en el dinero en circulación, en la mano de obra barata o en las misteriosas fuerzas del mercado. El sistema de crédito que Hamilton creó, el cual reconoce que en una república el propósito de una economía es nutrir y estimular la mente humana hacia descubrimientos e invenciones, para aumentar la capacidad de las generaciones futuras para prosperar gracias al trabajo realizado hoy. No el mendigar y sacrificarse en la búsqueda loca de lucros efímeros. Una vez que comienzas a educarte en las leyes de la naturaleza, utilizando la razón para pensar más allá de las experiencias contradictorias de lo que ves y de lo que te dicen y optando por vivir para el mundo mejor que estamos destinados a crear, sólo entonces te habrás liberado de las cadenas mentales del dinero como tal.

Este es el poder de la Glass-Steagall, eso es lo que representa el crédito estadounidense y es por eso que debes deshacerte de todas las excusas y pelear ahora por impulsar esta revolución a través de los gobiernos estatales y federales, junto con el Comité de Acción Política de Lyndon LaRouche.