La Reserva Federal sigue adelante con la emisión cuantitativa a todo vapor

2 de may de 2013

2 de mayo de 2013 — En la reunión de la Comisión Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por sus siglas en inglés) ayer, los chicos de Ben Bernanke optaron por continuar con la política hiperinflacionaria de emisión cuantitativa a la tasa actual: $85 mil millones de dólares al mes o un billón de dólares bien sabrosos, al año. La política suicida fue aprobada por once de los doce miembros de la FOMC, con solo Esther George, la directora de la Reserva Federal de la Ciudad de Kansas, votando en contra, tal y como lo ha hecho en cada una de las reuniones de este año, argumentando que está preocupada de que la campaña de estímulo ocasione desequilibrios económicos y financieros e inflación.

Se esperaba esta decisión de la Reserva Federal. Lo que es más incierto es lo que va a hacer el Banco Central Europeo (BCE) cuando se reúna el 2 de mayo para fijar las tasas. Los banqueros en quiebra siguen batiendo tambores exigiendo una aceleración grande de la emisión cuantitativa del BCE. Un sondeo de Bloomberg entre "economistas" dice que el BCE va a reducir las tasas de interés de 0.75% a 0.5%. El columnista del Telegraph Ambrose Evans-Pritchard advierte que Europa está muy cerca de una gran crisis deflacionaria, similar a la "trampa de liquidez" de Japón de hace 15 años, y que por lo tanto "el BCE tiene que estar preocupado", en palabras de un estratega de Barclays. David Owen de la firma de inversiones Jeffreis de Londres amenazó que el BCE simplemente "no se puede sentar y no hacer nada esta semana".