Llamado urgente de Helga Zepp-LaRouche al pueblo y al Congreso de Estados Unidos: Movilícense y aprueben la Glass-Steagall ya!

2 de may de 2013

2 de mayo de 2013 — La fundadora del Instituto Schiller Internacional, Helga Zepp-LaRouche, emitió desde Alemania un llamado urgente a los ciudadanos de Estados Unidos y al Congreso de Estados Unidos para que actúen de inmediato a fin de reinstituir la ley Glass-Steagall. En ella advierte al pueblo estadounidense que debe retomar la experiencia de la Revolución Americana y actuar para evitar una catástrofe para las naciones de la región trasatlántica y para la humanidad en su conjunto. Enseguida el texto completo.

Desde Alemania hago un llamado a ustedes, pueblo de Estados Unidos y Congreso de Estados Unidos. En este momento enfrentamos una crisis existencial en Europa. Todo el mundo trasatlántico se halla en una crisis de desintegración que es mucho, mucho peor que la de los años 30. Pero aún así, la memoria de las medidas adoptadas en los años 30 es sumamente importante. Porque en Estados Unidos ustedes tuvieron a Franklin D. Roosevelt, quien implementó la Glass-Steagall, la separación de la banca; el convocó a la Comisión Pecora; saló adelante con una política de crédito en el Nuevo Trato, y reconstruyó la economía estadounidense de tal modo que para el final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos era la economía más fuerte en el mundo.

Pero como ustedes saben, desafortunadamente en Europa las cosas tomaron una dirección completamente diferente en ese entonces. En Italia tuvimos a Mussolini, a Franco en España, Pétain en Francia, y en Alemania, luego de la brutal austeridad del gobierno de Brüning, dio paso a Hjalmar Schacht y a Hitler, con todas las consecuencias conocidas.

Hoy en día, desdichadamente, la política de Brüning, o sea, severos recortes en los niveles de vida de la población, constituye la política de la Troika, compuesta por el Banco Central Europeo, el FMI y la Comisión Europea, en sus recetas especialmente par Europa del sur. En consecuencia, las economías de Europa del sur se derrumban por completo y se desintegran. El nivel de vida va en descenso, la esperanza de vida se ha reducido. Son medidas que recortan la vida. En algunos países, el desempleo entre los jóvenes ¡llega al 60%! Y las tasas de suicidio están en ascenso también.

Eso constituye una violación a los derechos humanos. Y esa fue la conclusión del relator especial de las Naciones Unidas quien acaba de estar en Grecia. Ahora bien, el problema es que, debido al carácter del euro, que es un experimento fracasado, y de la dictadura de facto de la burocracia de Bruselas, las naciones europeas han perdido su soberanía. Sin embargo, se están agudizando las tensiones entre los europeos del sur, los griegos, italianos, españoles, y los alemanes, debido aquellos culpan al pueblo alemán por lo que es la política de Bruselas y de la canciller alemana Angela Merkel. Así mismo, las tensiones entre Francia y Alemania se están agudizando. Esto es muy peligroso: Uno de los responsables de estas maldades, uno de los arquitectos de esta política fracasada del euro, el ex jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, llegó a hacer un paralelo con la situación de 1913, diciendo que no se debería dejar de pensar que se repitiera un acontecimiento como el que llegó a la Primera Guerra Mundial.

Ahora, debido a la falta de unidad de Europa, porque no hay modo que con la actual dictadura de la Unión Europea se pueda cambiar esta política, y en tanto que los países estén en esta estructura, no tienen ningún control sobre sus propias políticas. Además, el sistema político de Europa, el sistema parlamentario, hace mucho más difícil para la población común y corriente hablar a sus parlamentarios, porque están atados a lo que se llama "el deber con la facción".

Ustedes, en Estados Unidos, por lo tanto, tienen una gran ventaja: Tienen el privilegio de la Revolución Americana, la Constitución de Estados Unidos, y un sistema político que permite que la población normal pueda hablar con su congresista, su senador, y tenga una relación directa, para recordarles que ellos son responsables por el bien común del pueblo. Esto es un gran privilegio. Nosotros en Europa ahora no tenemos soberanía, y como saben, es una cuestión muy dudosa que la solución venga desde Europa.

Así que, por favor sean concientes de su orgullosa tradición de la Revolución Americana, de la herencia de Lincoln, de Franklin D. Roosevelt, de Martin Luther King. Y les hago un llamado a que realicen la mayor movilización que hayan podido hacer nunca, para implementar la ley Glass-Steagall, porque si el Congreso de Estados Unidos implementa la Glass-Steagall, entonces rápidamente todos los países de Europa le seguirán, y ese es el único camino que veo en que el mundo puede evitar una terrible catástrofe.