El Cinco de Mayo y la Guerra Civil en Estados Unidos: La lucha conjunta de Estados Unidos y México contra el imperio ...

7 de may de 2012

El Cinco de Mayo y la Guerra Civil en Estados Unidos: La lucha conjunta de Estados Unidos y México contra el imperio británico-francés-hasburgo

6 de mayo de 2012 — Una delegación de descendientes de soldados y oficiales de la Unión en la Guerra Civil de Estados Unidos viajaron a Puebla, México, invitados por el gobierno de México y el gobierno del estado de Puebla, para participar en la celebración del 150 aniversario de la Batalla de Puebla. La derrota de las fuerzas de Napoleón III el 5 de mayo de 1862, frustró los planes anglofranceses de dividir a Estados Unidos y de apertrechar a las fuerzas confederadas. Se puede trazar una línea directa entre la victoria de los mexicanos en Puebla, y la victoria de Lincoln en Gettysburg 14 meses más tarde.

En el desfile conmemorativo que se realizó en la Ciudad de Puebla, marcharon regimientos de las fuerzas armadas mexicanas y varios carros alegóricos entre los que destacó el de la Orden Militar de la Legión Leal de Estados Unidos (la organización hereditaria de oficiales de la Unión que se formó para impedir un golpe contra el gobierno de Estados Unidos inmediatamente después de que Abraham Lincoln fue asesinado), y los Hijos de los Veteranos de la Guerra Civil (la organización que sucedió a la GAR, siglas en inglés del Gran Ejército de la República).

En el anunció que emitió la Legión Leal sobre la participación de su delegación, subraya el impacto que tuvo la batalla de Puebla en la Guerra Civil de Estados Unidos. "Algunos historiadores han argumentado que el verdadero plan de Francia era ayudar a la división de la Unión Americana… Los mexicanos habían logrado una gran victoria que evitó que Napoleón III abasteciera a los rebeldes confederados por un año más, permitiendo que Estados Unidos conformara el ejército más grande que el mundo hubiese conocido hasta entonces. Este gran ejército aplastó a los confederados en Gettysburg solo 14 meses después de la Batalla de Puebla".

Estos son los antecedentes esenciales: Gran Bretaña y Francia habían estado conspirando desde que se desató la Guerra Civil, para tratar de destruir a Estados Unidos a través de respaldar directamente la rebelión sureña, y para utilizar a México como una operación de flanqueo en contra de Lincoln. En 1862, Earl Russell, el Secretario de Relaciones Exteriores británico, y lord Palmerston, el Primer Ministro británico, fraguaron un plan para proponer una mediación entre el Sur y el Norte, bajo la suposición de que el Norte lo rechazaría, siendo esto el pretexto para que Europa reconociera al Sur como una nación independiente. A la derrota a las fuerzas Confederadas por las fuerzas de la Unión en Antietam en septiembre de 1862, le siguió la Proclamación que hiciera Lincoln de la Emancipación de los esclavos, cosa que hizo que fuera imposible que el plan de Rusell y Palmerston se llevara a cabo, en vista del respaldo popular a la Unión y la oposición a la esclavitud, entre la misma población británica, especialmente entre la clase trabajadora inglesa.

Mientras tanto, en 1861, Gran Bretaña, Francia y España habían acordado mandar sus armadas para atacar a la República de México, para derribar la república e instalar como su títere al príncipe Maximiliano de Hasburgo, quien entonces llevaría a la Confederación hacia el imperio hasburgo-francés. Tenían como pretexto cobrar las deudas en las que México había incurrido durante su largo período de guerras internas. Gran Bretaña y España aceptaron el arreglo que le ofreció el gobierno mexicano del Presidente Benito Juárez, pero Francia siguió adelante con la invasión, a pesar de las advertencias de Lincoln. El ejército de Napoleón III desembarcó en Veracruz en 1861, y se preparó para dirigirse hacia la Ciudad de México para tomar la capital y tumbar al Gobierno.

El 5 de mayo de 1862, un ejército mexicano compuesto de soldados profesionales y ciudadanos le asestó una importante derrota a un ejército francés de 6000 soldados que superaban a los efectivos mexicanos. Los franceses se vieron forzados a reagruparse, y les tomó todavía un año mas para ocupar Puebla con una fuerza militar de 40,000 soldados, luego de un sitio de dos meses sobre la ciudad. Después avanzaron para eventualmente ocupar la Ciudad de México. Juárez mantuvo su Gobierno intacto movilizándose por todo el territorio de la república, ya que los franceses solo podían dominar realmente el terreno que pisaban.

Al mismo tiempo, las fuerzas de la Confederación respaldadas por los británicos y los franceses emprendieron su Segunda invasión al Norte, que fue detenida en Gettysburg el 3 de Julio de 1863, donde cayó la desventurada "Carga de Picket".

El número más reciente del Diario Histórico de la Legión Leal tiene un artículo que explica: "Si la artillería confederada hubiera estado equipada con las municiones y armas de alta cualidad de Francia, las filas muy compactas de la Unión hubieran sido golpeadas severamente y debilitadas, y le hubiera dado una oportunidad real para un ataque exitoso y un final diferente de lo que fue la Batalla de Gettysburg y posiblemente habría creado las condiciones para la victoria que los estados confederados necesitaban para ganar el reconocimiento diplomático de la potencies europeas y el apoyo militar que esto implicaría".

Dos años más tarde, al finalizar la Guerra Civil de Estados Unidos, el general Phil Sheridan tomó a 100,000 soldados de la Unión y los llevó a la frontera con México como una demostración de fuerza en contra de Maximiliano y Francia. Además, el gobierno de Estados Unidos levantó la prohibición de exportar armas y facilitó el equipamiento del ejército republicano en México, dotándole con equipo militar moderno incluyendo equipo médico. Como reconocimiento del papel de Juárez, la Legión Leal lo nombró miembro honorario.

Recientemente, el historiador David Hayes-Bautista, profesor de la UCLA (Universidad de California, Los Angeles) señaló que las celebraciones del Cinco de Mayo en Estados Unidos realmente comenzaron a llevarse a cabo en el suroeste de Estados Unidos desde 1862, entre los hispanos que respaldaban la Unión inspirados por la victoria mexicana en Puebla, y después de la Guerra Civil, tanto veteranos del ejército de México, como del ejército de la Unión, continuaron festejando esa victoria.