El apoyo a la Glass-Steagall desde Alaska hasta Sri Lanka

4 de junio de 2013

4 de junio de 2013 — Paul Craig Roberts, ex subsecretario del Tesoro con Ronald Reagan, tiene una columna el 31 de mayo [1] en donde advierte de nuevo que la derogación de la Glass-Steagall fue la causa de la "actual crisis financiera" y que la política de emisión cuantitativa (impresión de dinero sin respaldo) de la Reserva Federal ha producido "unas burbujas enormes en los mercados de bonos y valores" que van a "estallar". La columna de Roberts apareció primero en el Sri Lanka Guardian y la han reproducido una gran cantidad de blogs.

Roberts dice que "los economistas tampoco están concientes de los costos sociales de la desregulación. La actual crisis financiera, que requiere de enormes subsidios públicos a los bancos que son demasiado grandes para quebrar, tiene un costo social como resultado de que el gobierno se acomodó a las presiones de Wall Street de desregular el sistema financiero al derogar la Ley Glass-Steagall, remover los límites establecidos contra los especuladores, y evitar que el CFTC regulara los derivados y al convertir la Ley Antimonopolios en letra muerta y permitir concentraciones económicas enormes. Los costos sociales del exitoso cabildeo corporativo son enormes...

"Con el fin de mantener a flote al sistema financiero desregulado, la Reserva Federal ha monetizado billones de dólares de deuda en los últimos años. Las tasas de interés reales han sido arrastradas a territorios con cifras negativas. Los retirados no pueden ganar ningún ingreso por los intereses en sus ahorros y han reducido sus capitales con el fin de cubrir los costos para vivir

"La liquidez que la política de emisión cuantitativa de la Reserva Federal le inyecta a los mercados financieros ha producido enormes burbujas en los mercados de bonos y de valores. Cuando estos estallen, va a desaparecer más riqueza estadounidense y se van a perder más empleos".

En el Peninsula Clarion de Alaska [2] del 31 de mayo, la carta excelente de Ray Southwell de Nikiski hace un llamado por el inmediato restablecimiento de la Glass-Stegall. Dice:

"Continuamos viendo el decaimiento de nuestra infraestructura nacional. Otro puente colapsado. Esta vez, en el estado de Washington. Citan al presidente de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte quien dice que esto debería ser un llamado de alerta. Nuestra economía se sigue tambaleando. Las masas están en un dilema de incertidumbre. Piensen por un momento ¿qué es lo que convirtió a esta nación en una potencia económica? Hoy, nos enfocamos en el dinero e ignoramos lo que nos convirtió en la nación más productiva del mundo, la infraestructura. El esquema que actualmente tenemos es todo sobre dinero, llamado monetarismo.

"Los monopolios bancarios se crearon en 1999 con el desmantelamiento de la Ley Glass-Steagall. Con la desaparición de la Ley de 1933 surgieron las fusiones de los bancos comerciales y los bancos de inversiones. Los bancos comerciales hacían su dinero de las actividades productivas, como los puentes. Los bancos de inversiones hacían su dinero de dinero especulativo, elaborando ardides. Con las funciones de estos bancos surgieron los bancos demasiado grandes para quebrar o para ir a la cárcel. La banca especulativa genera mucho más dinero que la banca productiva. La Glass-Steagall original también estableció la FDIC. Solo protegía los bancos comerciales y a los bancos de inversiones se les dejaba quebrar, todo esto hasta 1999.

"Para separar los carteles bancarios, Marcy Kaptur (demócrata de Ohio) y Walter Jones (republicano de Carolina del norte) introdujeron un nuevo proyecto de ley Glass-Steagall (H.R. 129 [3]) en la Cámara de Representantes. Nuestro propio congresista Don Young continúa apoyando a los grandes banqueros y rechaza la división de los monopolios. El 16 de mayo el senador Tom Harkin (demócrata por Iowa) introdujo la S. 985 [4]. Otro intento por usar el principio de la Glass-Steagall para separar la cábala de bancos.

"Yo me pregunto qué pensaran nuestros senadores Begich y Murkowski sobre la SB-985. Murkowski ha apoyado el llamado del monetarismo que pide nuestra parte proporcional en el dinero. Se ignora la infraestructura y los bancos siguen siendo demasiado grandes para quebrar o ser encarcelados.

"No culpen a nuestros políticos. Ellos reflejan la volunta del pueblo. Nosotros ignoramos las actividades productivas y solo amamos el dinero. Los políticos a todos los niveles entienden y cumplen con llevar a casa el tocino mientras se desploma la infraestructura"